¿Qué es el Amor Platónico?

El amor platónico es cualquier tipo de relación afectiva o idealizada y libre de cualquier tipo de interés sexual entre las partes, como una amistad pura, entre dos personas.

El amor platónico también puede ser un amor imposible, difícil o no correspondido.

Este término se refiere al concepto del “mundo de las ideas” introducido por Platón.

En el que existen ideas perfectas, pero, para nosotros, intangibles, mientras que en el mundo tangible al que pertenecemos, solo hay proyecciones imperfectas de estas ideas.

[su_animate type=”flash”]Que significa: Amor[/su_animate]

Origen

El término platónico proviene del latín “platonicus“. Fue utilizado por primera vez por el filósofo florentino neoplatónico Marsilio Ficino en el siglo XV como sinónimo de amor socrático.

Las dos expresiones se refieren a un amor centrado en la belleza del carácter y la inteligencia de una persona, y no en su apariencia física.

La expresión vio cambiar su concepto gracias a la obra del Sr. William Davenant, “Amantes platónicos” (1636).

Donde el poeta inglés se refiere al amor tal como se describe en el Simposio de Platón, que afirma que el amor es la raíz de todas las virtudes y verdad.

Platón y el Amor

El amor platónico no se basa en un interés, sino en la virtud. Platón también creó la teoría del mundo de las ideas, donde todo era perfecto y en el mundo real todo era una copia imperfecta de este mundo de ideas.

En este contexto, basado en la lógica de Platón, el amor platónico que pertenece al mundo intangible, es la forma más pura, y virtuosa de amor.

Vivir un amor platónico es vivir simultáneamente en dos realidades distintas. Platón dice: “el que ama muchísimo, deja de vivir en sí mismo y vive en su amor“.

Por lo tanto, el amor platónico, o cualquier cosa platónica, se refiere a algo que es perfecto, pero que no existe en el mundo real, solo en el mundo de las ideas.

El amor platónico se entiende como un amor a distancia, que no se acerca, no toca, no involucra, está formado por fantasías e idealización, donde el objeto del amor es el ser perfecto, poseedor de todas las buenas cualidades y sin defectos.