Qué es Ansiedad

La ansiedad es un estado psíquico de aprehensión o miedo provocado por la anticipación de una situación desagradable o peligrosa.

La palabra “ansiedad” proviene del latín anxietas, que significa “angustia“, de anxius = “perturbado” de anguere = “apretar“, “sofocar“.

La ansiedad se acompaña de síntomas de tensión donde el foco anticipado de peligro puede ser interno o externo.

que-es-ansiedad-sintomas-tipos-ejemplos

Causas de la Ansiedad

  • Hipertiroidismo;
  • Ansiedad generalizada;
  • Ataques de pánico;
  • Fobias
  • Trastorno obsesivo compulsivo;
  • Síndrome de estrés postraumático;
  • Depresión
  • Psicosis;
  • Trastorno maníaco-depresivo.

Tipos de Ansiedad

Ansiedad Generalizada

Preocupación excesiva y poco realista con situaciones de la vida rutinaria, como el empleo, la salud y problemas cotidianos menores;

Fobias

Miedo excesivo e irrazonable de un objeto o situación;

Trastorno de Pánico

Ataques de pánico repetidos sin causa aparente;

Trastorno obsesivo-compulsivo

Presencia de ideas, pensamientos, impulsividad o imágenes que se consideran invasivas e inapropiadas y causan ansiedad, pero la persona se siente incapaz de controlar;

Síndrome de estrés postraumático

Aparición de un conjunto de síntomas característicos después de un evento extremadamente estresante y traumático.

La ansiedad es causada por eventos externos y conflictos internos, es decir, de naturaleza biológica y psicológica, por lo que no tiene un solo factor desencadenante de ansiedad.

El tratamiento de la ansiedad debe asociar el uso de drogas psicotrópicas con la psicoterapia para tratar su causa biológica y promover la resolución de los conflictos psicológicos que pueden estar en su origen.

Síntomas de la Ansiedad

Ver peligro en todo

Las personas con trastornos de ansiedad a menudo sobrestiman el peligro en situaciones que temen o evitan. El miedo o la ansiedad es excesivo o desproporcionado.

Otro ejemplo es alguien que se somete a un procedimiento o examen médico simple y teme tener una enfermedad grave o estar incapacitado después del examen.
En casos más extremos, incluso se considera la posibilidad de morir en el procedimiento.

Comer Indiscriminadamente

Hay muchas personas que encuentran en los alimentos una solución a sus problemas emocionales. Ante la más mínima señal de preocupación, recurre a un dulce o cualquier otro alimento para aliviar la tensión.
Por lo general, mastican poco su comida y comen mucha comida en poco tiempo.

Comer indiscriminadamente, sin hambre, por ansiedad, estrés u otra emoción negativa es una señal de advertencia. Y cuidado, esta actitud también puede desencadenar un atracón.

Cambios de Sueño

Tienen dificultad para dormir o episodios de insomnio en vísperas de reuniones y eventos importantes.

No se desconectan de lo que hicieron durante el día en el trabajo y pasan la noche procesando lo que harán al día siguiente. A veces incluso sueñan y despiertan pensando en posibles soluciones a un problema en particular.

Tensión Muscular

Siempre tienen dolor de espalda, hombro y cuello.

Esta tensión muscular casi constante suele acompañar a los trastornos de ansiedad. Cuanto mayor es la preocupación y el desaliento, mayor es la posibilidad de transferir tensiones a la región cervical.

Miedo de Hablar en Público

Solo de pensar en hablar en público ya aparecen signos como sudoración excesiva, manos frías, taquicardia, dificultad para respirar y jadeo.
Este temor puede estar relacionado con las preocupaciones del ego, el miedo al juicio y la aprehensión, aumentando la ansiedad.

Preocuparse Demasiado

Siempre están preocupados por el futuro. Aún más en tiempos de crisis económica, es común ver a las personas preocupadas por mantener sus trabajos.

La preocupación excesiva es una fuente directa de dolores de cabeza, úlceras, ansiedad y estrés, e incluso puede afectar el sistema inmunológico.

Ataques Nerviosos

Irritabilidad, cambios bruscos de humor y ninguna explicación aparente. Las personas que están a punto de sufrir una crisis nerviosa pueden pasar rápidamente de la euforia al llanto.

Estos síntomas aparecen en momentos de mayor presión y estrés, por ejemplo, cuando pierde un trabajo o un ser querido.

Miedos Irracionales

El miedo a perder algo, no ser lo suficientemente bueno, el miedo al fracaso, el pánico de estar solo o no ser aceptado también acosan a las personas ansiosas.

Los campeones de la autocrítica son los primeros en no sentirse lo suficientemente capaces para completar una actividad en particular. El temor excesivo puede comprometer la seguridad en las relaciones personales, ya sea en el trabajo o en la familia.

Preocupación Constante

Dificultad para concentrarse, inquietud y fatiga. El individuo tiene una angustia intensa, no puede quedarse callado, camina de un lado a otro, desesperado.

Sufrir Síntomas Físicos

En momentos de ansiedad, pueden surgir síntomas físicos como temblores, cansancio fácil, dificultad para respirar o asfixia, corazón acelerado, sudoración excesiva, manos frías y sudorosas, boca seca, mareos, náuseas, diarrea, malestar abdominal, sofocos, sofocos. escalofríos, micción frecuente, dificultad para tragar, sensación de ahogo.

Pensamiento Obsesivo

El pensamiento obsesivo es una incapacidad para controlar los pensamientos e imágenes angustiantes y recurrentes.

Los estudios de imágenes cerebrales indican que se asocia con una disfunción neurológica de causa desconocida que obliga a los pensamientos a ciclos repetitivos.

El pensamiento obsesivo también puede asociarse con trastornos del estado de ánimo que incluyen distimia, depresión, trastorno bipolar y es el síntoma que define el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), el trastorno de pánico y muchas otras afecciones psicológicas.

Como Controlar la Ansiedad

Sesiones de psicoterapia

La psicoterapia es un proceso que puede ayudar enormemente a las personas que sufren de ansiedad. La psicoterapia es un tratamiento de colaboración basado en la relación entre un individuo y un psicólogo.

Basado en el diálogo, proporciona un entorno de apoyo que le permite hablar abiertamente con alguien que es objetivo, neutral y sin juicio.

Usted y su psicólogo trabajarán juntos para identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento que le impiden sentirse lo mejor posible, aumentando la autoconciencia y la capacidad de recuperación.

Practicar la Actividad Física

Tómese el tiempo para caminar, correr o cualquier actividad física que le dé placer. La actividad física regular ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, previene enfermedades cardiovasculares y la obesidad.
Aumenta el bienestar, la disposición para las actividades diarias y la productividad en el trabajo.

Practica Meditación

Los neurocientíficos ya han demostrado que la meditación ayuda a aumentar la región de la corteza prefrontal izquierda, la región responsable de sentirse feliz.

Cinco minutos al día para observar la respiración ya es efectivo al principio. La atención plena es una de las intervenciones más efectivas para reducir el estrés y el sistema inmunológico.

Oír Música

La música ayuda a relajarse, desbordarse, expresarse, bailar, celebrar, interiorizarse, descansar.
Es un elemento terapéutico por excelencia. Es medicinal y sin contraindicaciones.

Dieta Saludable

Un cerebro sano es la primera línea de defensa contra la ansiedad, la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

Algunas vitaminas son necesarias para la formación de neurotransmisores que estimulan el estado de ánimo, mientras que otras proporcionan energía para las células del cerebro o las protegen de los daños.