A typical answer sheet for a multiple choice standardized test, like the SAT.

La aptitud académica o la prueba de evaluación o los puntajes del SAT pueden tener un efecto variable en la admisión a la universidad. En primer lugar, debe tenerse en cuenta que no todas las universidades solicitan un SAT y, en su lugar, pueden pedir a los estudiantes que tomen American College Testing o ACT. Además, no todas las escuelas requieren una de estas pruebas y, en estos casos, los puntajes del SAT pueden tener muy poco que ver con la admisión de una persona en una universidad en particular.

A No. 2 pencil for use with the SAT.

Es cierto que varias universidades requieren puntajes ACT o SAT, y es posible sustituir una por la otra, dependiendo de la universidad. Los puntajes pueden ser parte de la forma en que una escuela determina la aceptación de los estudiantes, aunque esto no es claro. Muchas escuelas declararán específicamente los requisitos para su consideración para la inscripción, y estos generalmente se refieren a un puntaje específico del SAT que se debe lograr para ser considerado para la entrada. El puntaje generalmente no es el único determinante para la aceptación y las escuelas también evalúan el promedio de calificaciones, los tipos de escuelas a las que asistieron, el servicio comunitario, los premios y cosas como los ensayos de ingreso a la universidad.

SAT scores are required for most college applications.

Cuando los puntajes del SAT son parte de la determinación de la inscripción, los estudiantes a menudo pueden preguntar de manera sencilla qué puntajes mínimos se consideran. Esto puede ser útil a la hora de decidir las universidades a las que postularse. Los estudiantes también deben determinar los otros factores que entran en la aceptación, como el promedio mínimo de calificaciones, ya que un puntaje alto en el SAT o calificaciones bajas podrían hacer que un estudiante no sea elegible para la admisión. Aplicar a escuelas con mayores garantías de aceptación tiene sentido y puede ser económico, ya que las escuelas normalmente cobran una tarifa de solicitud.

Algunas de las escuelas que no aceptan los puntajes del SAT o no los valoran cuando se trata de inscribir a los estudiantes incluyen muchos colegios universitarios comunitarios y junior . De hecho, los estudiantes preocupados por tener un buen desempeño en los SAT podrían hacer bien en considerar los colegios comunitarios como una alternativa. Cuando un estudiante se transfiere después del segundo año, generalmente solo necesita sus calificaciones universitarias para ingresar a las escuelas, incluso a escuelas muy buenas, y es posible que puedan omitir los SAT.

Algunas universidades de cuatro años tampoco evalúan los puntajes ACT o SAT. Estas escuelas pueden tomar la postura de que tales pruebas estandarizadas son perjudiciales de alguna manera y no reflejan el potencial del estudiante. Las búsquedas rápidas en línea pueden revelar estas escuelas, aunque los requisitos de inscripción o admisión pueden cambiar anualmente. La mejor manera de ayudar a los estudiantes es hablar directamente con los departamentos de admisiones para conocer los requisitos actuales y los estándares mínimos que puedan necesitar para ser elegibles para asistir.

En ciertas escuelas, es un hecho que los puntajes ACT o SAT deben ser extremadamente altos. La mayoría de las escuelas de la Ivy League tienen elevados estándares aplicados a la matriculación de estudiantes. En este tipo de universidades, se podría decir que los puntajes del SAT deben ser impresionantes, y tales puntajes deben combinarse con excelentes calificaciones y una excelente historia de servicio comunitario.