Significado | Concepto | Definición:

Elegir el mejor diseño de conductos puede significar la diferencia entre tener un sistema de conductos de calefacción, ventilación y aire acondicionado ( HVAC ) que funcione bien y uno que sea ineficiente. Son muchos los factores que intervienen en el diseño de los conductos, incluido el conocimiento previo de los requisitos de la casa o la instalación. Otros, como el tamaño de los conductos, el equilibrio de presión y el uso de equipos de conductos como accesorios y cajas de terminales, también afectan el rendimiento. Los conductos mal diseñados y los conductos sellados incorrectamente pueden reducir la eficiencia de cualquier sistema HVAC hasta en un 40 por ciento.

Los laboratorios utilizan sistemas de extracción de alta presión que garantizan un aire limpio.

El diseño correcto de la red de conductos solo se puede determinar si se comprenden las cargas de calefacción y refrigeración del espacio interior. Se debe hacer un dibujo a escala del sistema de distribución de aire del edificio para indicar dónde se colocarán los conductos y otros equipos, mostrando claramente las longitudes de todos los conductos. La selección y el tamaño del equipo HVAC para hogares se especifica en el Manual S de Air Conditioning Contractors of America (ACCA). Esta guía describe los procedimientos para usar información sobre los datos del ventilador, el flujo de aire y el tamaño de la habitación para determinar el tamaño adecuado del conducto.

Una consideración importante en el diseño de los conductos es el equilibrio de presión del diseño del conducto. El flujo de aire real puede exceder el flujo de diseño si la presión del ventilador es mayor que la pérdida de presión. En este caso, se necesita un cierre parcial de los amortiguadores de equilibrio, que controlan el flujo de aire, para reducir el caudal de aire al nivel para el que fue diseñado el equipo de conductos. Esto hace que el sistema sea ruidoso durante el funcionamiento y más difícil de controlar.

La fase de diseño de los conductos también implica determinar los requisitos de volumen de aire en cada espacio. La altura de cada conducto de calefacción, por ejemplo, debe determinarse y, si el objetivo es la eficiencia energética , los conductos redondos son la mejor opción. Además, los techos pueden restringir el espacio para los conductos, y es posible que se necesiten pozos o conductos verticales, según el edificio. La elección de la distribución y el suministro de los conductos depende de la estructura; por ejemplo, los laboratorios requieren sistemas de escape que tengan alta presión y necesiten filtros para reducir las fugas.

Hay muchos detalles en el diseño de los conductos. Por lo general, es necesario consultar las pautas de la ACCA o buscar ayuda de los contratistas comerciales de HVAC para seleccionar los suministros de conductos adecuados y garantizar una instalación adecuada. Además, la ubicación de los servicios públicos, como plomería, comunicaciones y líneas eléctricas, y los requisitos de espacio para el acceso, deben tenerse en cuenta al considerar los criterios de diseño de los conductos. Cuando se configura correctamente, un sistema de conductos HVAC funciona de manera eficiente y silenciosa.