Para disfrutar de una conexión inalámbrica a Internet óptima, a veces es necesario tener una antena WiFi® adecuada. Hay varias cosas a considerar antes de comprar uno. Estos incluyen el tamaño de la antena, el alcance del enrutador y la dirección de la señal WiFi® en su hogar u oficina. Otras cuestiones importantes son la cantidad de interferencia en su área y también su presupuesto.

Un logotipo de WiFi®.

Una gran antena WiFi® a menudo puede aumentar el alcance de una señal WiFi®. Una de las primeras cosas a considerar antes de realizar una compra es su tamaño. Una antena más grande y más fuerte generalmente asegurará una señal WiFi® más confiable.

También es importante determinar el alcance de su enrutador WiFi®. Si el enrutador está dando una señal débil, puede deberse a muchos factores, incluida la potencia de salida, la distancia y las obstrucciones. Las obstrucciones a menudo incluyen muebles grandes, paredes y árboles. Tener en cuenta estos obstáculos al elegir una antena WiFi® suele ser beneficioso. Su elección debe ser lo suficientemente potente para amplificar su señal WiFi® incluso con todas las obstrucciones en el área.

La dirección de la señal WiFi® también debe influir en la elección de su antena WiFi®. Si solo lo está usando en una computadora o si está pasando la señal WiFi® de un enrutador a uno o incluso a varios receptores en una dirección, a menudo es ventajoso considerar una antena WiFi® direccional. Cuando hay varios dispositivos en su casa o edificio y están ubicados en diferentes áreas, una antena WiFi® omnidireccional generalmente funcionará mejor. En general, se venden muchos tipos diferentes de antenas WiFi®, y conocer sus especificaciones puede ayudarlo a determinar cuál se adapta mejor a sus necesidades.

Ya sea que esté pensando en adquirir una antena WiFi® para interiores o una antena WiFi® para exteriores, a menudo es necesario tener en cuenta la cantidad de interferencia que encontrará su señal WiFi®. Esto es diferente de las obstrucciones físicas que suele encontrar su señal. La interferencia invadirá su señal WiFi®, causando una señal más débil o, a veces, una interrupción total. Las cosas que pueden causar interferencia incluyen hornos microondas, transmisores de microondas y algunos sistemas de iluminación.

El presupuesto es otro factor importante a considerar. Algunas antenas WiFi® excelentes pueden ser demasiado caras, pero este tipo de equipo suele ser una buena inversión, especialmente si lo va a utilizar para negocios. Sin embargo, hay otros más baratos que puede comprar y que puede modificar según sus necesidades y requisitos.