Guía para elegir la mejor escuela de partería: consejos útiles

Las parteras están capacitadas para monitorear el desarrollo de un embarazo y preparar a la madre para dar a luz.

En una escuela de partería , los estudiantes aprenden cómo cuidar a las mujeres durante el embarazo y cómo dar a luz a sus bebés para que puedan trabajar como parteras en una variedad de entornos, incluidos hospitales, centros de maternidad y hogares privados. Hay varias cosas en las que pensar al elegir una escuela de partería, porque existen diferentes niveles de certificación para las parteras y diferentes tipos de entornos de trabajo disponibles para las personas con formación en partería . Debido a que los requisitos de capacitación y certificación son muy variables, puede ser útil hablar con varias parteras que trabajan en el área donde se planea practicar para aprender más sobre las opciones.

Dependiendo del nivel de capacitación, una partera puede ser una partera profesional certificada (CPM), una partera con licencia o registrada (LM o RM), una partera no especializada, una partera de ingreso directo o una enfermera partera certificada (CNM). Antes de asistir a una escuela de partería, los candidatos deben averiguar para qué tipo de certificación los prepara una escuela. Por ejemplo, alguien que quiera convertirse en CNM debe pasar por una organización profesional de enfermeras parteras certificadas para encontrar una lista de programas acreditados.

Las personas también pueden pensar en dónde quieren practicar. Algunas escuelas de partería se centran en preparar a las parteras para ejercer en el hospital o en un centro de maternidad , mientras que otras brindan la oportunidad de aprender sobre el parto en casa . Una escuela de partería también debería ofrecer un amplio horario de atención al paciente y la oportunidad de capacitarse con una partera en ejercicio. También deben tenerse en cuenta las restricciones a la práctica médica en determinadas áreas; por ejemplo, es posible que no se permita el parto en el hogar, o una organización certificadora puede rechazar la certificación a las personas que brindan opciones de parto en el hogar a sus clientes.

La dotación de personal es otra consideración importante al evaluar una escuela de partería. Los miembros del personal deben estar completamente calificados, bien capacitados y con mucha experiencia. Idealmente, deberían tener créditos de publicación y la propia escuela debería tener una buena reputación general que promueva la confianza. Las personas que están planeando una escuela de partería también pueden querer solicitar estadísticas de desempeño de los graduados de la escuela, para ver cuántos graduados están trabajando como parteras.

La ubicación puede ser una consideración clave. Algunas escuelas ofrecen educación a distancia o capacitación en partería de baja residencia, mientras que otras requieren que los estudiantes asistan a sesiones en un campus, lo que puede requerir que los estudiantes se reubiquen. Los estudiantes también pueden querer pensar en opciones de ayuda financiera y de costos para asegurarse de que puedan pagar un curso completo de capacitación en una escuela de partería. También deben preguntar si la escuela ofrece ayuda con la colocación laboral y la preparación para los exámenes de licenciatura.

 

Mira estos Artículos

Subir