Mujer sosteniendo un libro

Una jarra de cristal puede ser una gran compra para cualquiera, pero llenará la habitación que adorna con un toque de clase y una gran cantidad de decadencia. Sin embargo, hay muchas cosas a considerar antes de realizar esta compra, todas las cuales afectarán exactamente cuál de los muchos tipos de garrafas que seleccione. Para elegir el mejor, tenga en cuenta el tamaño de la jarra, cuánta limpieza necesitará, el tipo de tapón que se suministra con ella y el precio.

El tamaño de la jarra de cristal es vital, porque esto definirá lo que se puede almacenar en ella, porque muchas bebidas alcohólicas diferentes deben almacenarse de diferentes maneras. Una jarra de cristal que está diseñada para contener whisky debe ser lo suficientemente grande como para contener toda la botella, y una que va a almacenar vino deberá ser más grande que la capacidad de la botella de vino, para permitir que el vino respire. A menudo, una jarra de cristal utilizada para el vino también será mucho más ancha en la parte inferior, de modo que haya una mayor superficie cubierta por la bebida para que el oxígeno se mezcle mejor con ella y los sedimentos se asienten más rápidamente.

Al igual que con todos los cristales, una jarra de cristal deberá limpiarse para mantener su aspecto brillante y, por lo tanto, para justificar el precio que se paga por ella. Limpiar una jarra de cristal que tiene muchas protuberancias y hendiduras diferentes puede ser una tarea que requiere mucho tiempo, lo que significa que solo aquellos que tienen la dedicación para hacer esto deben comprar una. Para otros, el mejor tipo es posiblemente uno con lados lisos que, por lo tanto, requerirán menos esfuerzo para limpiar, incluso si está hecho de cristal antiguo.

El tapón de la jarra de cristal es un elemento absolutamente vital, especialmente si la jarra se va a utilizar para almacenar whisky, porque el sabor del whisky puede verse afectado por el contacto con el oxígeno. Los tipos más comunes de tapones están hechos de cristal, corcho, caucho o vidrio, siendo los mejores generalmente las variedades de vidrio y cristal. Esto se debe a que son los más duraderos y se pueden recubrir con goma para formar un sello hermético en la jarra de cristal.

Finalmente, el costo de la jarra de cristal específica debe tenerse en cuenta al elegir una jarra. Esto depende en gran medida de su gusto personal, porque la cantidad de ingresos disponibles que tenga determinará cuánto desea gastar. Sin embargo, si está gastando una gran cantidad de dinero en una jarra de cristal, por lo general es una buena idea que primero la examine un experto.