Los empleados pueden ser evaluados mediante una evaluación de desempeño basada en datos.

Al realizar revisiones de desempeño, es importante tener en mente los criterios específicos de evaluación de los empleados. La elección de los mejores criterios de evaluación de los empleados puede ayudar a garantizar que las revisiones sean eficientes y útiles para las iniciativas de mejora, sin dejar de ser justas para los empleados. Los buenos criterios de evaluación generalmente incluirán una combinación de información subjetiva y basada en datos sobre cada empleado.

La comunicación y son clave a la hora de tratar con empleados y compañeros de trabajo.

Los criterios de evaluación de empleados basados ??en datos se refieren a cosas que pueden medirse y examinarse fácilmente a través de datos duros. Para un vendedor, esto podría incluir la cantidad de ventas durante un período de tiempo determinado. Otros factores, como los registros de asistencia o un historial de finalización a tiempo del proyecto, también pueden considerarse criterios objetivos, ya que se basan principalmente en pruebas. La evaluación del desempeño basada en datos es a menudo la mitad más fácil de la evaluación de los empleados, ya que involucra hechos básicos. Sin embargo, evaluar a los empleados basándose únicamente en pruebas objetivas puede proporcionar una imagen incompleta y, a menudo, injusta.

Los empleados deben tener descripciones de trabajo claras a partir de las cuales se pueda medir su desempeño.

Los datos subjetivos cubren muchas áreas que pueden ser tan importantes, o incluso más cruciales, que los datos objetivos. En algunos casos, donde los empleados no tienen metas claramente medidas que cumplir, los datos subjetivos pueden ser la fuente principal de evaluación. Recopilar y medir información subjetiva puede ser un proceso más largo que incluye la encuesta de registros de personal, solicitar autoevaluaciones y hablar con otros empleados sobre los miembros de su equipo o departamento. Aunque es un proceso complicado, recopilar esta información menos concreta puede ser fundamental para crear los mejores criterios de evaluación de los empleados.

La personalidad y el comportamiento observado de un empleado pueden ser una fuente importante de información de evaluación. Algunas áreas a considerar incluyen si el empleado es confiable, se comunica bien con los demás y es capaz de realizar un seguimiento de todas las responsabilidades que conlleva su trabajo. La actitud puede ser un factor importante que contribuye a la evaluación del desempeño, ya que un empleado con una mala actitud puede ser un lastre para todo el lugar de trabajo. Si un empleado trabaja con el público, puede ser útil contar con un sistema que permita a los clientes informar un servicio excelente o deficiente, como un medio para evaluar el desempeño.

Otra área a considerar al determinar los criterios de evaluación de los empleados es el cumplimiento de las políticas y las reglas por parte del empleado. Un trabajador agradable y eficiente aún puede presentar un problema disciplinario o de lealtad si se niega a seguir las reglas de la empresa. Usar la propiedad de la empresa para asuntos sociales o personales, ignorar los códigos de vestimenta o llegar constantemente tarde al trabajo pueden ser signos de un problema en desarrollo con un empleado. Si bien el cumplimiento de las reglas puede no ser la sección más importante de los criterios de evaluación de los empleados, puede ser de gran ayuda para determinar los objetivos de mejora en el lugar de trabajo.