Una rebanada de tocino a menudo se envuelve alrededor de un medallón de filet mignon.

El filet mignon es un corte de carne finamente veteado y que no tiene una gran cantidad de grasa alrededor para mantener el corte húmedo. Para hornear el filet mignon de manera que no esté seco, la temperatura del horno debe ser alta y la parte exterior de los filetes se debe chamuscar rápidamente. Agregar grasa al exterior del filete también puede ayudar a mantener el corte húmedo mientras se cocina, al igual que marinar la carne con anticipación. Recetas tradicionales como la carne de res Wellington hornean filete mignon rodeado de ingredientes húmedos para mantener la humedad dentro de la carne. Una vez finalizado el proceso de horneado, se debe dejar reposar la carne para que quede jugosa y tierna al cortarla.

Un filet mignon debe ser chamuscado en una sartén antes de hornear para preservar la humedad en la carne.

Uno de los pasos más beneficiosos que se pueden tomar antes de comenzar a hornear filet mignon es llevar el corte a temperatura ambiente. Esto permitirá que el calor se transfiera fácilmente del exterior al interior del corte mientras se cocina, evitando que el exterior se seque antes de que el centro se haya cocinado. Un filete a temperatura ambiente también puede facilitar la obtención de buenos resultados medianos y poco comunes del filete.

Para hornear filet mignon de una manera que lo mantenga húmedo y tierno, a veces se puede agregar humedad para contrarrestar el calor seco del horno. Una preparación clásica es tomar cada filete y envolver su borde exterior en tocino. Algunos chefs envuelven todo el trozo de carne en un tejido de tocino para asegurarse de que ninguna parte se seque por completo, aunque esto puede abrumar el sabor natural de la carne. Otro método es marinar la carne para que entre algo de sabor y humedad en las fibras musculares, lo que puede ayudar si la carne se chamusca antes de colocarla en el horno.

Agregar un filete frío a un horno caliente a veces puede hacer que la capa exterior se seque considerablemente antes de que la temperatura interna se haya elevado lo suficiente como para ser segura. Una solución es hornear filet mignon solo después de que la superficie se haya chamuscado o se haya calentado un poco. Esto se puede lograr friendo cada lado del filete en una sartén aceitada muy caliente durante unos minutos por cada lado o colocando la carne en un horno que esté a una temperatura muy alta. Después de que se haya formado una costra en el exterior, solo se necesitan unos minutos más en un horno moderadamente caliente para hornear el filet mignon.

Cuando la carne haya terminado de cocinarse a la temperatura deseada, se debe sacar del horno y dejar reposar unos minutos. Esto permite que los jugos del interior se redistribuyan a lo largo del corte. El período de reposo es un paso vital en el proceso necesario para hornear filet mignon. Por esta razón, a veces es beneficioso sacar el filete del horno cuando esté un poco poco cocido para que se complete la cocción fuera del horno y quede perfectamente cocido cuando se sirva.