Hay cuatro factores principales a considerar cuando se busca mantener la calidad del almacén de datos: integridad de los datos, fuente de entrada de datos y metodología utilizada, frecuencia de importación de datos y audiencia.

Hay cuatro factores principales a considerar cuando se busca mantener la calidad del almacén de datos : integridad de los datos, fuente de entrada de datos y metodología utilizada, frecuencia de importación de datos y audiencia. Un almacén de datos es un depósito electrónico de grandes cantidades de datos y las empresas y otras organizaciones más grandes lo utilizan cada vez más para almacenar datos en una herramienta que facilita los requisitos de generación de informes y salida de datos. La utilidad de un almacén de datos depende principalmente de la calidad de los datos y la capacidad de respuesta a los requisitos del usuario.

Los almacenes de datos bien estructurados se pueden ‘minar’ más tarde para obtener información valiosa.

La integridad de los datos es un concepto común a la calidad del almacén de datos, ya que se relaciona con las reglas que rigen las relaciones entre los datos, las fechas, las definiciones y las reglas comerciales que dan forma a la relevancia de los datos para la organización. Mantener los datos consistentes y reconciliables es la base de la integridad de los datos. Los pasos utilizados para mantener la calidad del almacén de datos deben incluir un plan de arquitectura de datos coherente , una inspección regular de los datos y el uso de reglas y procesos para mantener la coherencia de los datos siempre que sea posible.

La fuente de entrada de datos para un almacén de datos suele ser una herramienta o programa de importación. La forma más sencilla de mantener la calidad del almacén de datos es implementar reglas y puntos de control en el propio programa de importación de datos. Los datos que no sigan el patrón apropiado no se agregarán al almacén de datos, pero requerirán la intervención del usuario para corregir, conciliar o cambiar el programa. En muchas organizaciones, este tipo de cambios solo puede implementarlos el arquitecto del almacén de datos , lo que aumenta en gran medida la calidad del almacén de datos.

La precisión y relevancia de los datos es esencial para mantener la calidad del almacén de datos. El momento de la importación y la frecuencia tiene un gran impacto en la utilidad general de la herramienta, así como en la calidad. Por ejemplo, si la información de la orden de compra se ingresa en el almacén pero las facturas se actualizan solo de manera intermitente, la capacidad de informar con precisión sobre la actividad relacionada con la compra se ve comprometida.

La calidad del almacén de datos es más fácil de mantener y respaldar si los usuarios están bien informados y tienen una sólida comprensión de los procesos comerciales. Capacitar a los usuarios para que no solo comprendan cómo crear consultas, sino también sobre la estructura del almacén de datos subyacente les permite identificar inconsistencias mucho más rápido y resaltar problemas potenciales al principio del proceso. Cualquier cambio en las tablas de datos, la estructura o los vínculos y la adición de nuevos campos de datos deben revisarse con todo el equipo de usuarios y miembros del personal de apoyo para garantizar una comprensión coherente de los riesgos y desafíos que podrían ocurrir.