Accounting and budgeting skills are crucial for those wishing to become a line producer.

Un productor de línea es una persona vital en la producción de películas y televisión. Contador a partes iguales y mente creativa, un productor de línea generalmente supervisa la asignación de dinero en una producción. No existe un camino establecido para convertirse en un productor de línea, pero muchos profesionales encuentran su camino hacia el trabajo al poseer un conjunto único de habilidades prácticas y creativas.

Muchos productores de línea tienen una larga historia de experiencia en producción. Algunos han trabajado como asistentes de producción o se han desempeñado como productores asociados o ejecutivos de películas, espectáculos, producciones teatrales o series web. Aunque es necesario tener una buena comprensión del campo de la producción para convertirse en un productor de línea, esto no siempre significa que ir a una escuela de cine o producir películas de gran presupuesto sea ??la única forma de acceder al trabajo. Muchos productores de línea trabajan en pequeñas películas independientes para ganar experiencia antes de intentar servir como productores de línea.

Para convertirse en un productor de línea, una persona debe poseer excelentes habilidades contables. Uno de los trabajos más importantes que tendrá este tipo de productor es administrar el presupuesto de una producción. Esto significa estudiar el guión para descubrir lo que se necesita, luego asignar el dinero dado a escenarios, ubicaciones, contratación de personal y actores, transporte, vestuario y una serie de otras áreas necesarias. La capacidad de mantenerse organizado, proporcionar cifras precisas y gestionar las crisis financieras es fundamental cuando se trata de convertirse en un productor de línea.

Dado que un productor de línea debe estar involucrado con casi todas las áreas de producción, así como proporcionar informes presupuestarios al estudio y a los inversores, es útil cultivar una excelente comunicación y habilidades interpersonales. Elegir convertirse en productor de línea significa estar preparado para servir como mediador y voz firme entre el equipo de producción y el estudio.

Una persona que intenta convertirse en un productor de línea puede asistir a una escuela de cine que ofrece cursos de producción. El estudio intensivo en una escuela de cine permite que un nuevo productor se familiarice con todos los requisitos presupuestarios para hacer películas o realizar producciones, al tiempo que le brinda experiencia práctica como miembro de un equipo de producción. Varias escuelas de posgrado prominentes, como UCLA y el American Film Institute, ofrecen títulos de posgrado en producción.

Si no se desea la educación formal, una persona puede convertirse en un productor de línea abriéndose camino a través de las filas de la industria. Los productores a menudo comienzan como asistentes de producción, donde un trabajo diario puede durar 16 horas e implicar tomar café, recoger la tintorería y realizar cualquier tarea solicitada. Aunque es difícil, los profesionales del cine a menudo recomiendan trabajar como asistente como la mejor manera de comprender cómo funciona un escenario real al tiempo que brinda oportunidades para hacer valiosos amigos y contactos comerciales.