La carne tironeada es carne que se ha curado rápidamente con un poco de sal para retrasar el deterioro y luego se ha secado lentamente. Hay una serie de recetas tradicionales para hacer cecina, y se pueden encontrar variaciones de esta clásica carne en conserva en todo el mundo. Es relativamente fácil tirar la carne en casa, pero debes tener mucho cuidado con el deterioro, ya que la carne seca mal hecha puede ser peligrosa para comer. Si no tiene un termómetro preciso y las herramientas adecuadas, no intente sacudir la carne en casa. También es posible que desee tomar una clase de conservación de carne y carnicería que mejorará sus habilidades y confianza.

Se puede preparar carne seca con tofu para vegetarianos.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la carne debe calentarse a un mínimo de 165 grados Fahrenheit (73 grados Celsius) antes de tironearla. Esto matará cualquier patógeno en la carne, reduciendo la probabilidad de producir cecina. Durante el proceso de curado, la cecina debe mantenerse a 130 grados Fahrenheit (54 grados Celsius) en todo momento, y la humedad debe mantenerse muy baja. Antes de decidirse a tironear la carne, asegúrese de tener las herramientas necesarias para secarla.

La carne de tirón a menudo se condimenta con una mezcla de especias para frotar en seco.

Hay varias formas de deshidratar la carne para obtener cecina. El método tradicional consiste en secar al sol en un lugar seco y con brisa, pero esto puede provocar patógenos. Si desea intentar hacer cecina más tradicional, intente construir un gabinete para cecina con rejillas para que la carne pueda exponerse a la brisa mientras se seca, y controle el calor con un pequeño fuego o una pila de carbón. También puede utilizar un deshidratador para tironear la carne; esta herramienta es ideal para este propósito, ya que está diseñada para mantener la baja temperatura necesaria para hacer cecina. Algunos cocineros simplemente usan el horno; use un termómetro para controlar la temperatura si decide hacer esto.

Para tironear la carne, comience eligiendo un corte magro de carne lo más fresco posible. Quite toda la grasa de la carne, ya que la grasa puede hacer que la cecina se vuelva rancia. Corte la carne en tiras de tamaño uniforme y déjelas marinar en un curado de sal, ungüento seco o adobo de su elección. Una cura con sal es tradicional y ayudará a combatir la putrefacción. Deje la carne curando durante la noche en refrigeración, caliéntela rápidamente a la temperatura recomendada por el USDA y luego colóquela en el lugar de secado de su elección. Cuando la cecina se vuelve negra oscura y quebradiza, está lista. En un horno o deshidratador, esto puede tomar tan solo ocho horas, dependiendo del grosor de la carne, mientras que al aire libre puede tomar más tiempo.

Es posible que la cecina casera no siempre pueda resistir el almacenamiento a temperatura ambiente, ya que no está cargada de estabilizadores. Si no está familiarizado con el manejo y el curado de la carne, debe almacenar su cecina en refrigeración o en el congelador y usarla con relativa rapidez. Si la carne huele o parece cuestionable después o durante el proceso de curado, deséchela. ¡Es mejor gastar dinero que enfermarse por una carne mal curada! La cecina también se puede hacer con tofu y seitán, para sabios vegetarianos y veganos.