Los médicos suelen tratar un bulto en el esternón identificando y abordando la causa de ese bulto en primer lugar. Por lo general, no existe una sola técnica o herramienta, y las cosas pueden variar enormemente de una persona a otra. No todos los bultos en el esternón necesitan tratamiento. En algunos casos, los bultos y protuberancias se consideran normales. Esto es particularmente cierto en el caso de los bultos que se presentan en los niños, ya que a menudo son solo signos de crecimiento óseo; las personas que han sufrido accidentes o han sufrido un traumatismo en el esternón también pueden ver bultos que son una parte normal del proceso de curación. Obtener un diagnóstico preciso suele ser la parte más importante de la ecuación, ya que las hernias , los quistes y los tumores suelen serlo.necesita tratamiento. Los procedimientos de drenaje sencillos y las intervenciones farmacéuticas pueden resolver el problema, aunque en algunos casos también puede ser necesaria la cirugía.

Se puede realizar una radiografía del esternón para diagnosticar un bulto en el esternón.

Identificar la causa

Averiguar por qué el bulto está allí en primer lugar suele ser lo primero que hará un médico. El esternón, que a veces también se conoce como “esternón”, es un hueso largo y plano que corre por el centro de la caja torácica. Por lo general, es bastante fácil de sentir y, a veces, incluso ver, ya que se encuentra justo debajo de la piel en la mayoría de las personas. Como consecuencia, los bultos suelen ser bastante obvios y pueden ser bastante preocupantes. Sin embargo, la forma en que un médico elige tratar el bulto generalmente depende de qué lo está causando, y hay muchas posibilidades. En casi todos los casos, el diagnóstico, que puede incluir exámenes de laboratorio, análisis de sangre y radiografías, es el primer paso. Los resultados generalmente darán lugar a un plan de tratamiento más detallado y específico para el paciente.

Las personas involucradas en accidentes automovilísticos pueden notar un bulto en el esternón como parte del proceso de curación.

Cuando los bultos son normales

No todos los bultos son problemáticos y, como tal, el tratamiento no siempre es necesario. La protuberancia de un hueso pequeño conocido como apófisis xifoides es la causa más común. Es una combinación de hueso y cartílago que se encuentra en la parte inferior del esternón, generalmente cerca del centro de la caja torácica. La mayoría de las personas no lo notan inicialmente, por lo que cuando lo encuentran más tarde por una razón u otra puede ser preocupante. Algunas personas pueden tener un proceso xifoides más pronunciado que otras y, a primera vista, puede parecerse a un gran bulto debajo de la piel. A menudo es el más pronunciado en bebés y niños pequeños, pero en la mayoría de los casos se encoge a medida que los huesos se fusionan con la edad.

El esternón es el hueso que conecta cada lado de la caja torácica.

Tratamientos de hernias

Las hernias también pueden ser la causa, y en estos casos por lo general es algo que los médicos pueden y deben hacer. Se trata de pequeñas cantidades de tejido graso o material intestinal que sobresale de la cavidad abdominal a través de una abertura en los huesos. Las personas contraen hernias por una variedad de razones, aunque generalmente están relacionadas con la tensión muscular y el daño tisular del estómago y su revestimiento. Es posible que sea necesario extirpar quirúrgicamente las hernias que son lo suficientemente grandes como para sobresalir a través del esternón, y los medicamentos antiinflamatorios a menudo también son realmente útiles.

Un oncólogo puede tratar los bultos cancerosos en el esternón con quimioterapia.

Drenaje de quistes

Los médicos suelen drenar los quistes que están adheridos al esternón. Los quistes son sacos llenos de líquido que se forman debido a desequilibrios químicos o cambios hormonales. En la mayoría de los casos son benignos, lo que significa que no son dañinos en sí mismos, pero por lo general deben eliminarse o al menos minimizarse. Hay un par de formas diferentes de drenar o encoger un quiste , pero la inserción de una aguja grande a través de la piel suele ser la más común. El procedimiento generalmente se puede realizar sin anestesia , a menudo en el consultorio del médico.

El proceso xifoides puede sentirse como un bulto duro en el esternón.

Eliminación o reducción de tumores

Tumors can also cause a lump on the sternum. In most cases, these lumps are non-cancerous and they can be caused by a variety of issues. Cancerous lumps are usually pretty rare on this particular bone. When they happen, it’s usually a result of cancer that has actually originated elsewhere, but has spread. Breast and lung cancer are some of the most common possibilities. When cancer is the cause, the tumor is usually surgically removed, and additional treatments like chemotherapy and radiation may also be necessary.

Not all lumps on the sternum will require treatment.

Regular Monitoring

Although most lumps will turn out to be normal or not life-threatening, it is still a good idea for any mass to be checked out by a doctor. The doctor will be able to determine if the lump is the xiphoid process or if it is something else. If another condition is to blame, a further examination will likely to be performed to find the root cause. Even lumps that are determined to be non-problematic should usually be monitored regularly. Changes in size, appearance, or tenderness could be signs that the lump needs more aggressive treatment.