Tratamiento del dolor en arco del pie: Guía paso a paso

Aunque generalmente no es motivo de preocupación, el dolor en el arco del pie puede tener implicaciones importantes para la calidad de vida. El tratamiento del dolor en el arco se realiza de una manera relativamente simple, con una combinación de medicamentos y adaptaciones menores, como ejercicios de estiramiento. La causa más común de dolor en el arco es la fascitis plantar, una inflamación de la fascia plantar , la vaina interna que mantiene en su lugar muchas de las estructuras del pie y ayuda a transferir el peso entre el talón y los dedos. En realidad, cada pie tiene dos arcos: el arco longitudinal y el arco transversal, los cuales pueden estar sujetos a dolor de vez en cuando.

Las plantillas de zapatos pueden ayudar a aliviar el dolor en el arco del pie.

El dolor en el arco del pie puede presentarse siempre que algo vaya mal con los huesos, los músculos u otros tejidos de soporte del pie. Si el tejido que forma el arco del pie se inflama o se irrita, cualquier movimiento del pie puede ser doloroso. La fascitis plantar es responsable de este tipo de dolor y se caracteriza con mayor frecuencia por dolor en el arco temprano en la mañana o después de estar de pie o caminar durante mucho tiempo. Los ejercicios de estiramiento pueden ayudar a reducir la tensión en esta área, así como a aumentar el flujo sanguíneo. El tratamiento adicional puede incluir analgésicos antiinflamatorios como el ibuprofeno y la colocación de plantillas especialmente diseñadas en sus zapatos para ayudar a sus pies a soportar el peso de manera más eficiente.

Anuncios

La aplicación de cubos de ce en una bolsa de plástico sellada puede brindar alivio a las personas con dolor en el arco.

Existen muchas otras causas potenciales de dolor en el arco del pie, y el tratamiento dependerá de la naturaleza de la lesión. El trauma directo , por supuesto, puede causar dolor, así como un esguince o distensión de un tendón o músculo en el área. Las pequeñas fracturas por estrés en los huesos de los pies, o incluso el simple uso excesivo, también pueden contribuir al dolor en el arco del pie.

El calzado que no le queda bien puede causar dolor en el pie.

Anuncios

El tratamiento en la mayoría de estos casos se realiza mejor a la primera aparición de dolor significativo. Descansar los pies mientras se aplica hielo ayudará en gran medida a aliviar el dolor, y mantener los pies elevados mientras lo hace también es beneficioso. Es mejor ponerse hielo en los pies con cubitos de hielo en una bolsa de plástico o una toalla en lugar de con bolsas de hielo, ya que estas últimas a veces pueden estar demasiado frías. Tanto el acetaminofén como los analgésicos antiinflamatorios también se pueden usar para tratar el dolor en el arco del pie.

Una vez que se han tomado medidas preliminares como estas, un médico o fisioterapeuta puede decidir que tome medidas correctivas adicionales, según la causa del dolor y la probabilidad de que vuelva a aparecer sin más tratamiento. Estas medidas pueden incluir ejercicios de fortalecimiento muscular o ligeras modificaciones en la actividad, que permiten a una persona mantenerse en forma sin participar en actividades que puedan causar un dolor excesivo.

La causa más común de dolor en el arco del pie es la fascitis plantar.

Anuncios

 

Mira estos Artículos

Subir