Tratamiento para Recesión de Encías: Consejos y Pasos

La recesión de las encías se puede tratar de varias formas, dependiendo de la raíz del problema. En el peor de los casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica. En algunos casos, los tratamientos más conservadores, como practicar una mejor higiene dental, también pueden tratar la retracción de las encías. Además, algunas personas afectadas por la retracción de las encías pueden preferir utilizar uno de varios remedios naturales, como el propóleo de abeja o enjuagues bucales caseros.

Usar hilo dental puede ayudar a prevenir una mayor recesión de las encías.

Una de las principales causas de la recesión de las encías es una afección hereditaria en la que el tejido de las encías es débil o delgado. En esos casos, las encías retroceden lentamente, lo que hace que la persona sienta sensibilidad y dolor. Dado que la recesión no es causada por nada en particular, aparte de la genética, hay pocas formas de tratar este tipo de recesión; La cirugía periodontal es una de las únicas formas principales de tratamiento.

La retracción de las encías puede ser el resultado de un cepillado de dientes brusco.

La cirugía periodontal se realiza para engrosar las encías. A menudo evitará que las encías retrocedan más e incluso cubrirá las áreas donde las encías han retrocedido hasta exponer la raíz. Hay dos formas principales de realizar una cirugía para la retracción de las encías. Primero, la piel se puede injertar desde el paladar hasta la encía. Como alternativa, se puede injertar piel de otros lugares de las encías, particularmente en áreas donde el tejido de las encías es grueso.

El enjuague bucal puede ser útil para tratar la recesión de las encías.

Otra causa de retracción de las encías es una infección bacteriana debido a la falta de higiene. En algunos casos, el tratamiento para esta forma de recesión se puede lograr limpiando las bacterias debajo de las encías y luego usando antibióticos para tratar cualquier infección bacteriana adicional. En algunos casos particularmente graves, se puede realizar una cirugía periodontal. En este caso, la cirugía sirve para aliviar las zonas enfermas de las encías.

Los cambios hormonales experimentados durante el embarazo pueden causar gingivitis y encías retraídas.

En ocasiones, la retracción de las encías se debe a un traumatismo dental, como un cepillado brusco con un cepillo de dientes de cerdas duras. En ese caso, el tratamiento puede ser tan simple como cepillarse los dientes con menos fuerza. Además, cepillarse con un movimiento circular, utilizando solo la muñeca, puede ayudar a prevenir una mayor recesión. Usar hilo dental y un enjuague bucal diseñado para encías retraídas también puede ayudar a tratar la afección y detener su propagación.

Existen varios remedios homeopáticos que también se utilizan para tratar la retracción de las encías. Por ejemplo, se cree que el propóleo de abeja evita que la afección empeore. El propóleo de abeja se puede aplicar en forma de gel directamente sobre las encías o se puede agregar al agua como una forma de enjuague bucal. Además, algunas personas creen que enjuagarse la boca con una solución de peróxido de hidrógeno al uno por ciento tratará la recesión. Otras personas afirman que consumir 1000 mg de vitamina C y 250 mg de vitamina B3 cada día tratará la afección.

 

Mira estos Artículos

Subir