Tratamiento quemaduras agua caliente: guía paso a paso

Las quemaduras por agua caliente requieren tratamiento inmediato, sin importar cuán graves sean, y las más graves requerirán atención profesional. Las quemaduras leves por agua deben tratarse con agua corriente fría o una toalla o compresa fría. Las quemaduras más graves necesitarán atención médica inmediata, a través de una llamada al 911 u otro número de emergencia local, o un viaje a la sala de emergencias. Es importante mantener seca la zona de la quemadura y no aplicar ningún ungüento ni reventar las ampollas que puedan haber aparecido. La víctima de cualquier quemadura debe ser monitoreada de cerca y no se le debe dar comida ni agua hasta que se haya atendido la herida.

Las quemaduras por agua caliente pueden requerir un viaje a la sala de emergencias.

Las quemaduras por agua caliente son muy comunes, ya que muchas personas usan agua caliente todos los días. Es muy importante saber cómo tratar cualquier grado de quemadura y saber cuándo llamar a un servicio de emergencia para obtener ayuda inmediata. Hay quemaduras de primer, segundo y tercer grado y cada una requiere un nivel de atención diferente. Todos los casos requieren un tratamiento rápido y la capacidad de diagnosticar rápidamente sus síntomas.

Anuncios

Los tres grados de quemaduras.

Las quemaduras de agua caliente de primer grado son aquellas que afectan la capa superior, o epidermis, de la piel. La exposición al agua por encima de una temperatura de 120 grados Fahrenheit (49 grados Celsius) puede provocar enrojecimiento, dolor y sensibilidad en la piel. Se debe buscar tratamiento profesional inmediato si la quemadura cubre un área grande del cuerpo o si ha ocurrido en los pies, manos o cara de la víctima.

Una quemadura leve por agua caliente puede tratarse con miel.

Anuncios

El tratamiento inmediato de las quemaduras de primer grado debe consistir en dejar correr agua fría, o sostener una toalla o compresa fría sobre el área afectada durante diez minutos. Es importante no utilizar hielo o agua helada, que pueden causar más daños. Por lo general, estas quemaduras sanarán en un par de días sin dejar cicatrices y posiblemente sin descamación de la piel. Sin embargo, si la condición empeora con el tiempo, se debe buscar atención médica.

Las quemaduras tienen un alto riesgo de infección, por lo que cualquier quemadura abierta debe ser tratada inmediatamente por un proveedor de atención médica.

Las quemaduras de segundo grado por agua caliente afectarán el nivel secundario de la piel, la dermis, así como la epidermis, creando ampollas y un enrojecimiento más oscuro. El agua caliente hirviendo suele ser el culpable, y la cantidad de daño variará entre la temperatura y la duración de la exposición. Por ejemplo, la piel debajo del agua a una temperatura de 140 grados Fahrenheit (60 grados Celsius) puede tardar varios segundos en quemarse , mientras que el proceso debajo del agua que es 20 grados Fahrenheit más caliente suele ser instantáneo. El tratamiento es el mismo que el de las quemaduras de primer grado y es probable que se deba buscar ayuda profesional.

Anuncios

Las quemaduras leves deben tratarse con agua corriente fría.

Una llamada al 911 o al servicio de emergencia local es imprescindible para las quemaduras de agua caliente de tercer grado. Los síntomas de estas quemaduras graves son daño a los nervios y un aspecto ceroso, blanco o carbonizado de la piel. Se debe seguir el tratamiento de las quemaduras de primer y segundo grado y la víctima debe estar acostada cuando se administran. El área de la quemadura se puede cubrir con un paño blanco y seco o con un vendaje. Una vez que llega la ayuda, los profesionales pueden hacerse cargo. A menudo, estas quemaduras eventualmente requerirán una cirugía compleja y mucho tiempo para sanar.

 

Anuncios