Tratamiento para riñón magullado: consejos y guía paso a paso

El tratamiento de un riñón magullado generalmente depende de la extensión de la lesión en el órgano. Los hematomas menores generalmente se resolverán por sí solos con reposo y limitación de la ingesta de líquidos. Puede experimentar molestias o dolor, por lo que un profesional médico puede recetarle analgésicos para uso temporal. Si su lesión se acompaña de dolor extremo o sangre excesiva en la orina, es posible que deba ingresar en el hospital para observación y pruebas para asegurarse de que el riñón no sufra daños más graves.

El tratamiento de un riñón magullado puede requerir una visita a un profesional de la salud.

Un riñón magullado generalmente se considera una lesión menor y la mayoría de los profesionales médicos optarán por dejar que se cure por sí solo sin intervención médica. Los síntomas se limitan típicamente a algo de dolor abdominal y, a veces, rastros de sangre en la orina; debe descansar mucho en cama y limitar las actividades hasta que estos síntomas desaparezcan. Los profesionales médicos también sugieren a menudo que los pacientes limiten la ingesta de líquidos para disminuir la carga de trabajo del riñón hasta que sane. La mayoría de los pacientes se recuperan por completo siguiendo estos sencillos pasos.

Anuncios

Beber menos líquido puede reducir la carga de trabajo de un riñón magullado.

El dolor puede ser un problema, por lo que parte de su tratamiento puede incluir medicamentos para aliviar su malestar. Si el dolor no es significativo, su proveedor de atención médica puede recomendarle que use un analgésico de venta libre, como acetaminofén o AINE. Para aquellos con peores lesiones y dolor más intenso, un analgésico narcótico recetado puede ser más apropiado. Estos medicamentos pueden crear hábito, tener algunos efectos secundarios importantes o tener interacciones negativas con otros medicamentos, por lo que es probable que solo reciba un suministro limitado.

La sangre en la orina es un posible síntoma de un riñón magullado.

Anuncios

Cuando los síntomas de un riñón magullado son graves, por ejemplo, dolor abdominal extremo y grandes cantidades de sangre en la orina, su médico puede decidir que debe ir al hospital para asegurarse de que no haya un problema más grave. Estos síntomas pueden indicar que, además de estar magullado, el órgano está lacerado o los vasos sanguíneos adheridos a él se han desgarrado. Es probable que lo controlen para detectar cambios en la presión arterialo rendimiento cardíaco; también puede recibir líquidos por vía intravenosa y posiblemente una transfusión de sangre si el sangrado continúa. Si se determina que su riñón ha sufrido daños que no pueden curarse por sí solos, es posible que sea necesaria una cirugía. Dependiendo del tipo de lesión, esto puede implicar la reparación del órgano o su extracción total o parcial.

Puede ser necesario limitar la ingesta de líquidos para evitar el dolor al tratar un riñón magullado.

 

Anuncios

Mira estos Artículos

Subir