¿Qué es Consumo?

El consumo es el acto de adquirir bienes o servicios a través de la compra y puede entenderse como una de las etapas de la actividad económica.
En este sentido, el consumo sería la última etapa, precedida por la producción y distribución.

Definición

Es la fase en la que los bienes y servicios llegan al consumidor final, que los adquirirá para satisfacer sus necesidades: este es el final de este ciclo económico.

En la sociedad capitalista, es fundamental para que circule el dinero, generando ingresos y empleo.
En otros modos de producción económica, en el feudalismo, por ejemplo, el consumismo no asumió este papel central.

El consumo lo realizan individuos, familias e incluso el estado y las empresas, que compran bienes y servicios para realizar sus actividades.

consumo-significado-definición-tipos

Factores del Consumo

Los tipos de bienes y servicios que serán consumidos por los agentes económicos dependen de muchos factores, como los ingresos, los precios de los productos básicos, los hábitos y la cultura.

Por esta razón,  varía considerablemente entre individuos de diferentes regiones del mundo y también entre individuos y familias del mismo país o región, pero que pertenecen a diferentes clases sociales.

Una familia con menor poder adquisitivo, por ejemplo, elegirá productos más asequibles y priorizará el suministro de necesidades básicas como alimentos, higiene y salud.

Las familias de clase social más alta a menudo consumen productos más caros y pueden estar en mejores condiciones de comprar bienes superfluos.

Tipos de Consumo

Individual o Colectivo

Puede ser de un solo individuo o de un colectivo de personas. Los servicios de salud pública y educación, por ejemplo, se consideran consumo colectivo.

Privado o Público

Las empresas, las familias y los individuos representan el consumo privado, mientras que las compras realizadas por la administración pública representan compra pública.

Básico o Superfluo

Los bienes esenciales o básicas son aquellos que abastecen las necesidades indispensables de la vida, como alimentos, educación, ropa.
En cambio lo superfluo satisface necesidades secundarias o terciarias, como productos estéticos o incluso de lujo.

Final o Intermedio

El consumo final está destinado a satisfacer las necesidades. El intermedio está representado por los bienes y servicios necesarios para la producción de otros bienes, como las materias primas de una industria.

Diferencia entre Consumo y Consumismo

Estos dos términos bastante parecidos pueden generar cierta confusión, pero tienen diferentes significados.

  • El consumo está asociado con la compra de productos para satisfacer las necesidades.
  • Y consumismo se caracteriza por un consumo excesivo, consumo por consumo.

Hasta la Revolución Industrial, los productos se fabricaban a mano y, por lo tanto, eran más escasos y menos accesibles.
Con la llegada de la tecnología y la producción a gran escala, los productos industrializados se volvieron más baratos y el consumo comenzó a crecer.

A partir de la segunda mitad del siglo XX, con la consolidación del sistema capitalista en el mundo, el consumismo se intensificó.
Hoy vivimos en una sociedad consumista y esta clasificación está directamente relacionada con el consumismo.

La sociedad capitalista estimula el consumismo a niveles tan altos que hoy vemos el agotamiento de los recursos y numerosas pérdidas sociales y ambientales.

Efectos del Consumismo

Contaminación, producción de residuos, intoxicación de ríos y mares y extinción de animales.
Todas estas consecuencias están relacionadas con el alto consumo humano en el planeta Tierra.

Consumo Consciente y Responsable

La preocupación por el medio ambiente y las consecuencias nocivas del consumismo ha aumentado la conciencia de la población sobre este tema.

El consumo concienzudo y responsable significa evitar el desperdicio, considerando los impactos que los productos comprados tienen sobre la naturaleza o los humanos, reduciendo la generación de desperdicios y materiales que son difíciles de reciclar.

Además, es importante saber cómo y por quién se fabrican los productos.
El consumidor consciente rechaza los productos que se han producido a través de la explotación laboral o el maltrato animal, por ejemplo.