Los bancos juegan un papel crucial en el desarrollo económico. Para la comunidad local, los bancos brindan acceso a fondos y servicios financieros tanto a las empresas locales como a los ciudadanos, así como a los bancos de dinero que invierten en la comunidad a través de la nómina de los empleados , las inversiones comerciales y los impuestos. A mayor escala, los bancos nacionales ofrecen un acceso similar al crédito y los servicios financieros a empresas más grandes, gobiernos locales y, en algunos casos, clientes internacionales. Las inversiones realizadas por los bancos nacionales se extienden ampliamente por todo el país, por lo que influyen en el desarrollo económico de todo un país o región geográfica.

Para la comunidad local, los bancos brindan acceso a fondos y servicios financieros tanto a las empresas locales como a los ciudadanos.

El papel específico de los bancos en el desarrollo económico varía, según el alcance. En primer lugar, la participación de los bancos en el desarrollo económico se centra en proporcionar crédito y servicios para generar ingresos, que luego se invierten en una comunidad local, nacional o internacional. Los roles específicos que juegan los bancos en el desarrollo económico de una pequeña comunidad difieren del rol que juegan los bancos en el desarrollo económico nacional o internacional. Aunque el rol puede variar, factores como el acceso al crédito y las políticas o prácticas de inversión bancaria permanecen constantes, sin importar el alcance del desarrollo económico.

Los bancos pueden financiar la construcción de nuevos edificios comerciales.

Para ilustrar los diferentes roles de varios bancos en el desarrollo económico, se puede considerar un banco nacional con numerosas sucursales locales en una región en particular. A nivel local, el banco proporciona tanto a los consumidores como a las organizaciones comerciales hipotecas, líneas de crédito, cuentas bancarias y diversos servicios financieros, como administración de carteras y servicios de nómina de empleados. Las tarifas generadas por los servicios se reinvierten en la comunidad local a través de patrocinios, proporcionando fondos de bajo costo para programas socioeconómicos e invirtiendo en el gobierno local o empresas comerciales. A nivel nacional, el banco brinda los mismos servicios financieros a grandes corporaciones y gobiernos estatales o regionales, además de consumidores y pequeñas empresas.. Sin embargo, en lugar de invertir los ingresos solo en las economías locales, el banco también invierte en empresas estatales, regionales o nacionales; programas socioeconómicos; e inversiones tradicionales en el mercado de valores.

La banca internacional influye en el desarrollo económico a gran escala. Un banco que hace negocios a nivel internacional juega un papel muy diferente al de los bancos locales o nacionales en el desarrollo económico. La concesión de préstamos y otros servicios financieros a países enteros y gobiernos nacionales les otorga a dichos bancos una gran influencia sobre el crecimiento económico de un país o región en particular. Se realizan efectos tanto positivos como negativos, dependiendo de las acciones de los bancos internacionales hacia los gobiernos.

Las dificultades económicas de principios del siglo XXI son un excelente ejemplo del posible papel negativo de los bancos en el desarrollo económico. Muchos países, incluidos Estados Unidos y países de Europa, experimentaron una desaceleración del crecimiento económico a principios del siglo XXI. Numerosos factores como el alto desempleo , el mal desempeño de las inversiones y la incertidumbre política ayudaron a crear un ambiente de desconfianza y disminución de la confianza entre los bancos internacionales y los gobiernos con economías nacionales anteriormente fuertes. Esto dio como resultado una clasificación crediticia reducida de varios países y un aumento de las tasas de interés.para el crédito otorgado a esos gobiernos. Este aumento de los costos se disparó, elevando las tasas de interés para los préstamos del gobierno a empresas e individuos y reduciendo la financiación disponible para programas socioeconómicos como educación y atención médica.