Tratamiento de lipoma: guía de uso

Un lipoma es un tumor no canceroso que se presenta justo debajo de la piel, generalmente en el cuello, los hombros, los brazos o las piernas. Los lipomas se consideran benignos y solo causan problemas de salud si crecen lo suficiente como para ejercer presión sobre los nervios o vasos sanguíneos cercanos. Dado que los tumores generalmente son inofensivos, la mayoría de las personas no buscan tratamiento para los lipomas. Sin embargo, es posible que sea necesario erradicar un lipoma inusualmente grande, incómodo o doloroso mediante un procedimiento de tratamiento común, como liposucción , inyecciones de esteroides o extirpación quirúrgica. Una persona que crea que tiene un lipoma debe consultar a un médico para descartar condiciones cancerosas y recibir información sobre el tratamiento más adecuado.

La cirugía es el tratamiento de lipoma más común.

La mayoría de los lipomas son relativamente pequeños, de menos de cuatro pulgadas (unos diez cm) de ancho. Los tumores grasos se sienten suaves y esponjosos al tacto y pueden moverse debajo de la piel. La mayoría de las personas que buscan tratamiento para el lipoma lo hacen por razones cosméticas, aunque un lipoma también se puede extirpar porque pellizca los nervios o los vasos sanguíneos o se irrita debido a la fricción de la ropa. Una persona que nota un bulto debajo de su piel puede visitar a su médico para determinar qué tipo de tratamiento debe administrarse.

Una persona que crea que puede tener un lipoma debe consultar con un médico.

Los médicos suelen realizar exámenes físicos y extraer muestras de tejido para realizar biopsias. Si los resultados de laboratorio muestran que un bulto no es canceroso, el médico puede explicarle las opciones de tratamiento más comunes. La liposucción es una opción popular para eliminar tumores medianos o grandes sin dejar una cicatriz grande. Un procedimiento de liposucción generalmente lo realiza un cirujano estético con licencia, que inserta una jeringa hueca en el lipoma, la conecta a un aspirador y succiona el tejido graso. La liposucción suele ser eficaz para eliminar la mayor parte de un tumor, aunque el tejido restante puede potencialmente convertirse en otro lipoma.

Las opciones de tratamiento del lipoma pueden incluir inyecciones de esteroides.

Las inyecciones de esteroides son una forma común de tratamiento de lipomas para tumores más pequeños. Se inyecta una solución de esteroides diluidos directamente en el centro de un lipoma para promover la atrofia del tejido graso, lo que resulta en el encogimiento. Las inyecciones de esteroides a menudo se repiten mensualmente hasta que apenas se nota un lipoma. Sin embargo, al igual que con la liposucción, el tejido restante puede producir nuevos lipomas.

Los lipomas a menudo se examinan después de la extirpación para descartar cáncer.

El tratamiento del lipoma más eficaz y más común implica la extirpación quirúrgica de un tumor completo. Un cirujano experto hará una incisión en la piel, cortará un lipoma de la piel sana y del tejido muscular y suturará la abertura. La cirugía suele ser muy eficaz para extraer todo el tejido del lipoma y, por lo general, no aparecen nuevos tumores. Dado que pueden producirse cicatrices importantes, es posible que los pacientes no deseen optar por la cirugía si el lipoma está en el cuello o cerca de la cara.

 

Mira estos Artículos

Subir