Tratamiento para la eosinofilia: Guía paso a paso

El tratamiento de la eosinofilia depende de si la afección se considera secundaria, clonal o idiopática. La afección puede producir síntomas en cualquier parte del cuerpo y se produce debido a la presencia de un número anormal de glóbulos blancos granulados conocidos como eosinófilos. La eosinofilia secundaria y clonal generalmente se revierte después de que se tratan los factores contribuyentes subyacentes. El proceso de la enfermedad idiopática generalmente requiere medicamentos que reduzcan la inflamación e interfieran con el crecimiento y desarrollo celular.

Las alergias se encuentran entre las causas más comunes de síntomas de eosinofilia en los EE. UU.

Los eosinófilos normalmente son de 100 a 300 por decilitro (dl) de sangre. Cuando este recuento aumenta a 500 células / dl o más, los proveedores de atención médica llaman a la condición eosinofilia. Los casos leves de la afección ocurren cuando los eosinófilos aumentan a entre 500 y 1500 / dl. Los casos severos ocurren cuando estos niveles superan los 1.500 / dl. Si un paciente tiene 1.500 / dl de eosinófilos durante tres meses o más, la afección se convierte en hipereosinofilia.

Anuncios

Los síntomas de la eosinofilia pueden incluir agrandamiento del hígado.

La eosinofilia secundaria ocurre cuando los glóbulos blancos granulados responden a una reacción alérgica, infección antimicrobiana o parasitaria, o lesiones o un proceso patológico que causa una respuesta inflamatoria. El tratamiento de la eosinofilia en este caso generalmente requiere resolver la afección subyacente. La eosinofilia clonal es la respuesta del cuerpo a crecimientos benignos o malignos y a condiciones hemolíticas que incluyen leucemia . La eliminación de crecimientos benignos generalmente disminuye el recuento de eosinófilos . A menudo, la quimioterapia y los medicamentos citotóxicos que se utilizan para tratar las neoplasias malignas actúan como un tratamiento eficaz para la eosinofilia.

Las erupciones cutáneas que se asemejan al eccema pueden ser un síntoma de eosinofilia.

Anuncios

Los médicos diagnostican la eosinofilia idiopática descartando cualquier factor causal que pueda incluir crecimientos anormales, infecciones o inflamación tisular. Las causas de la eosinofilia incluyen rasgos familiares y mutaciones genéticas. A medida que la sangre afectada pasa por los órganos, los eosinófilos causan daño tisular en estas regiones. Si no se trata, la enfermedad puede producir daños irreversibles en los órganos o progresar a ciertos tipos de leucemia.

Los eosinófilos son un tipo de glóbulo blanco que se utiliza para ayudar a combatir determinadas infecciones y problemas de salud, como alergias y parásitos.

El manejo de la eosinofilia generalmente incluye el uso de corticosteroides, que reducen la inflamación, y el medicamento antineoplásico, hidroxicarbamida, que inhibe la replicación celular. Los médicos también pueden usar interferón-A, que también inhibe la división celular. Algunos pacientes responden al inhibidor citotóxico de la tirosina cinasa, conocido como imatinib, como parte del tratamiento para la eosinofilia. El daño a los órganos puede requerir cirugía reparadora o medicamentos secundarios para aliviar los síntomas.

Anuncios

Es común que los pacientes con eosinofilia experimenten tos y dolor en el pecho.

Los síntomas varían de un paciente a otro, pero los signos visibles de eosinofilia pueden incluir erupciones cutáneas que se asemejan al eccema o la urticaria. Un número elevado de eosinófilos en el corazón puede producir coágulos de sangre que se desprenden y viajan por el cuerpo, provocando una embolia pulmonar o un accidente cerebrovascular. Los pacientes experimentan dolor o tensión en el pecho, tos e hinchazón en los pies y las piernas. El tejido cardíaco puede volverse fibroso y se producen daños en las válvulas. La afección puede progresar a insuficiencia cardíaca congestiva .

El tratamiento para la eosinofilia puede incluir quimioterapia.

Anuncios

Cuando afecta a los pulmones, la eosinofilia puede producir síntomas similares a las infecciones respiratorias y los estudios de imágenes pueden revelar tejido infiltrado o inflamado. Pueden desarrollarse coágulos de sangre o tejido fibroso, lo que dificulta aún más la capacidad respiratoria y la oxigenación de los tejidos. Los síntomas gastrointestinales de la eosinofilia a menudo incluyen dolor abdominal acompañado de náuseas, vómitos y diarrea. Algunos pacientes también desarrollan agrandamiento del hígado y el bazo. Los efectos del proceso de la enfermedad en el sistema nervioso central incluyen cambios de comportamiento, disminución de las capacidades cognitivas, confusión y pérdida de memoria.

Los síntomas gastrointestinales de la eosinofilia pueden incluir náuseas y vómitos.

 

Anuncios

Mira estos Artículos

Subir