Los efectos de un desastre natural se tienen en cuenta en los planes de gestión de crisis empresariales.

La gestión de crisis y la continuidad del negocio son conceptos comerciales que giran en torno a la funcionalidad esencial de una empresa o corporación. La gestión de crisis es una estrategia de la empresa para hacer frente a las crisis de todo el sistema que amenazan a la empresa. La continuidad del negocio es un proceso continuo que garantiza que un negocio sea funcional y accesible, tanto para los trabajadores como para los clientes. Cuando un problema asoma su fea cabeza, una buena gestión de crisis y planes de continuidad del negocio pueden preparar a una empresa para abordar el problema y garantizar que el servicio al cliente y la funcionalidad de la empresa se vean obstaculizados lo menos posible.

Las empresas establecidas en áreas propensas a incendios forestales deben tener un plan de recuperación ante desastres.

Muchas empresas enfrentan crisis; Los desastres naturales, la violencia en el lugar de trabajo, los colapsos del mercado y los desastres de relaciones públicas pueden llevar a una organización que alguna vez fue eficiente al caos total. Para sobrevivir a situaciones de amenaza, es importante que una empresa tenga planes de contingencia disponibles para una variedad de problemas difíciles. Aunque la seguridad de los empleados y clientes es a menudo la primera preocupación de la gestión de crisis, la preservación de la continuidad del negocio suele ser el segundo tema más importante en una crisis.

Las empresas deben tener un plan de contingencia para una variedad de problemas, incluida la violencia en el lugar de trabajo.

La relación entre la gestión de crisis y la continuidad del negocio funciona en ambas direcciones. Al planificar las contingencias de crisis, una empresa debe crear un plan de cómo funcionará la empresa cuando ocurra la crisis. Algunas consideraciones pueden incluir el uso de sistemas automatizados o sitios web para los clientes, instalaciones remotas y redundantes y fondos de reserva para sostener una empresa a través de una crisis monetaria. La continuidad del negocio puede ayudar a la gestión de crisis analizando el mercado y la función de un negocio y pronosticando áreas potenciales donde es más probable que ocurra una crisis.

Algunos expertos empresariales sugieren que los planes de gestión de crisis y de continuidad empresarial se benefician de un programa de gestión coherente. Periódicamente, ambos tipos de planes deben someterse a revisión y evaluación para garantizar que sean precisos a los tiempos y que los trabajadores los comprendan. Algunos expertos sugieren un ciclo continuo de revisión, adaptación, capacitación e implementación de estrategias de gestión de crisis y continuidad del negocio. Mantener ambos sistemas actualizados y abiertos a mejoras ayuda a garantizar que la capacitación se mantenga actualizada y que todos los empleados estén en sintonía.

Por lo general, una empresa que atraviesa una crisis tendrá más posibilidades de sobrevivir si no parece estar dando vueltas en la confusión sobre lo que debe hacerse. Una de las mejores formas de mantener una reputación pública de confianza y aptitud es asegurándose de que los clientes sufran pocos o ningún inconveniente como resultado del problema. Al mantener la continuidad del negocio durante una crisis, las empresas pueden tranquilizar a los clientes, los empleados y el mercado, e incluso pueden ganar algunos puntos de reputación por ser capaces de afrontar un desafío con la cabeza fría.