Diferencias entre Citalopram y Escitalopram: Ventajas y Desventajas

Anuncios

El citalopram y el escitalopram, que a menudo se venden con los nombres Celexa® y Lexapro®, son dos medicamentos antidepresivos de la clase seleccionada de inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS). Están estrechamente relacionados entre sí. La misma empresa, Lundbeck®, creó ambos medicamentos, introdujo Celexa® en 1989 y solicitó la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos ( FDA ) para Lexapro® en 2001.

Hay pruebas contundentes que sugieren que el escitalopram es más eficaz que el citalopram para tratar la depresión.

Lundbeck® comercializó Lexapro® como una versión mejorada de Celexa® con un perfil de efectos secundarios más bajo. Estas mejoras se consideraron debido al proceso de creación, donde los fabricantes de medicamentos utilizaron un enatiómero o una imagen casi especular de la disposición de las moléculas de citalopram para desarrollar escitalopram. Como tal, los medicamentos tienen muchas similitudes pero también algunas diferencias.

Anuncios

Los médicos parecen más propensos a recetar escitalopram que citalopram.

Una diferencia entre citalopram y escitalopram son las tasas a las que se recetan ambos medicamentos. Los médicos parecen favorecer la prescripción del fármaco más nuevo. Actualmente, Lexapro® se comercializa con una agresividad mucho mayor, basándose en las afirmaciones de la compañía de que es un medicamento superior. Esta estrategia de marketing promueve en gran medida las ventas de Lexapro® hasta que su patente expire en 2012. Cierra la brecha entre la expiración de la patente de Celexa® al producir a un menor costo otro medicamento muy similar.

A diferencia del escitalopram, el citalopram a veces se receta para tratar los síntomas de la menopausia, como los sofocos.

Existe la duda de si existe una diferencia apreciable entre citalopram y escitalopram. Ambos antidepresivos tienen un riesgo similar de causar pensamientos suicidas en adolescentes y adultos jóvenes. Citalopram se ha asociado con efectos secundarios comunes adicionales como náuseas, sequedad de boca , exceso de transpiración y disfunción sexual, entre otros. Los efectos secundarios más comunes de escitalopram son en gran medida los mismos, aunque una diferencia puede ser su frecuencia de aparición en los usuarios, y escitalopram tiene potencialmente una tasa de aparición más baja.

Anuncios

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) se prescriben como antidepresivos en el tratamiento de la depresión y la ansiedad.

Existen algunas diferencias leves entre citalopram y escitalopram que pueden marcar una diferencia en la forma en que actúan los medicamentos. Por ejemplo, escitalopram tiene una vida media más corta y ha sido más indicado para tratar el trastorno de ansiedad generalizada. Ambos medicamentos se pueden usar para tratar la depresión, pero cualquiera de los dos podría ser útil para los trastornos de ansiedad, aunque el citalopram ha demostrado ser un poco más eficaz en el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo. El citalopram a veces se usa como un tratamiento no hormonal para los cambios de humor o los sofocos de la menopausia . Otra diferencia es el precio: el citalopram se puede obtener fácilmente en forma genérica, pero el escitalopram no es menos costoso hasta que expira su patente.

El escitalopram también se vende y comercializa con la marca Lexapro.

En cuanto a la eficacia del citalopram y el escitalopram, parece haber pruebas sólidas de que el escitalopram es más eficaz en el tratamiento de la depresión. Se ha descrito que aumenta la velocidad a la que responden los pacientes y tiene más efecto sobre los síntomas del paciente. Los estudios clínicos han comparado a pacientes deprimidos que utilizan ambos fármacos y, por lo general, concluyen que los usuarios de escitalopram tienen más probabilidades de experimentar una remisión más rápida de la depresión.

Anuncios

Al final, la tasa variable de respuesta a la mayoría de los antidepresivos sugiere que las personas que eligen entre uno de estos medicamentos pueden no reaccionar de manera muy diferente. Encontrar el antidepresivo adecuado puede ser un proceso arduo que requiere paciencia y prueba y error. Es posible que el citalopram y el escitalopram sean buenas opciones para el individuo, pero es posible que ninguno sea eficaz y que otro ISRS, o un antidepresivo de una clase diferente, produzca mejores resultados personales.

 

Mira estos Artículos

Subir