La etiqueta y los modales son fundamentales para funcionar en la sociedad. Si bien ambos conceptos involucran reglas de comportamiento, son ligeramente diferentes e involucran diferentes tipos de habilidades. También varían de una cultura a otra, ya que los estándares de conducta se basan en gran medida en la tradición y el patrimonio cultural. La principal distinción entre etiqueta y modales es que la primera incluye reglas de conducta específicas, mientras que la otra es más generalizada.

La etiqueta adecuada dicta que los teléfonos deben apagarse en un cine.

Los modales implican pautas generales de comportamiento, como tratar a los ancianos con respeto y cortesía. La etiqueta es un código de conducta específico, y un ejemplo de etiqueta es el conocimiento del modo adecuado de dirigirse a una reina, que es, dicho sea de paso, “Su Majestad”. En algunas sociedades, la gente considera que la etiqueta es elitista e innecesariamente refinada, pero este no es el caso. Muchas de las reglas de etiqueta ya las practican personas con buenos modales , y una demostración de familiaridad con los buenos modales marcará a alguien como una compañía educada y culta.

La etiqueta la practican a menudo personas con buenos modales.

Por lo general, a las personas se les enseñan modales desde una edad muy temprana, para que se acostumbren a las reglas básicas de conducta sobre el comportamiento apropiado en situaciones sociales. Los niños aprenden, por ejemplo, que no es de buena educación mirar fijamente, hacer comentarios personales o difamar la selección de alimentos en una cena. En la niñez, las personas generalmente absorben lecciones sobre cómo tratar a los demás y cómo comportarse en una variedad de situaciones. Los modales a menudo se convierten en una segunda naturaleza cuando se enseñan a una edad temprana.

La etiqueta implica reglas específicas en las interacciones sociales, mientras que los modales son más generales.

Para aprender la etiqueta, las personas deben tomar lecciones específicas, en lugar de aprender con el ejemplo o mediante una corrección suave. En lugar de aprender reglas generales sobre cómo comportarse en una cena, alguien aprendería específicamente qué cubiertos usar, cuándo, cómo funciona la tabla de precedencia y cómo deshacerse cortésmente de los alimentos no deseados. El entrenamiento en etiqueta también implica cómo lidiar con las presentaciones y cómo comportarse en numerosos entornos, desde funerales hasta fiestas de rodaje.

Usar un pañuelo al estornudar se considera una buena manera.

Tanto la etiqueta como los modales se basan en principios básicos subyacentes que incluyen tratar a las personas con respeto, ser sensible a las situaciones sociales y hacer que los demás se sientan cómodos. La gente no puede aprender etiqueta sin ser educada en modales, lo que sienta las bases para las reglas de etiqueta. La formación formal en etiqueta se puede obtener a través de las escuelas finales, en las que un instructor guía a las personas a través de las reglas de etiqueta, o mediante la lectura de textos que tratan sobre la etiqueta y los modales en sociedades particulares.

Los modales implican decir “por favor” y “gracias”.

El conocimiento de la etiqueta y los modales nunca se desperdicia. Se recordará a alguien que conozca los modales y la etiqueta formal, y esto puede resultarle ventajoso en el futuro. Los empleadores, por ejemplo, son más propensos a quedar impresionados por candidatos bien educados que están familiarizados con las formas de etiqueta empresarial para una vacante. El buen entrenamiento en etiqueta también prepara a alguien para cualquier situación, permitiéndole lidiar con cualquier cosa con aplomo.

Se considera de buena educación mostrar respeto a los mayores.