La diferencia entre panceta y prosciutto es similar a la diferencia entre tocino americano y jamón, ya que ambos son preparaciones de diferentes cortes de cerdo. Pancetta es esencialmente tocino italiano, que proviene de la panza del cerdo y se cura; a diferencia del tocino americano, no se fuma después del curado. El prosciutto es un jamón italiano que utiliza una pierna de cerdo, que se cura y se seca durante un período de tiempo que suele oscilar entre varios meses y hasta dos años. Esto significa que la principal diferencia entre la panceta y el prosciutto es que cada uno proviene de diferentes porciones de un cerdo y cada uno requiere diferentes tiempos de curado y secado para su preparación.

Cocinero

Para que la mayoría de los amantes de la comida comprendan la diferencia entre panceta y jamón serrano, generalmente es más fácil comprender cómo se prepara cada tipo de carne. La panceta comienza con panceta de cerdo, que es el mismo corte de carne que se usa para hacer tocino americano y los dos alimentos son algo similares. La panceta de cerdo se cura típicamente con una combinación de sal y sales de curado que a menudo contienen nitrato de sodio. Este proceso de curado cambia la carne para que se convierta en un ambiente inhóspito para las bacterias dañinas.

Después de que la panceta de cerdo se haya curado durante aproximadamente una semana, generalmente se cuelga en una habitación fresca y húmeda durante varias semanas para que se seque lo suficiente. Esto le da a la panceta un sabor característico, que es algo similar al tocino americano. Sin embargo, a diferencia del tocino, la panceta no se fuma después de curarla y secarla, lo que le permite tener un sabor diferente.

El prosciutto se prepara de una manera algo similar a la panceta, aunque hay diferencias notables. El corte de cerdo que se usa para hacer jamón es típicamente una cadera, similar al corte que se usa para hacer jamón. El prosciutto se cura de manera muy similar a la panceta, pero el proceso de curado a menudo toma varias semanas debido al corte de carne mucho más grueso que se usa. Una vez curado, el prosciutto se cuelga y se deja secar y envejecer como la panceta, pero este proceso suele durar meses o incluso años.

Si bien tanto la panceta como el prosciutto se curan y envejecen, el proceso es mucho más largo para el prosciutto y produce dos piezas de carne con sabores sustancialmente diferentes. La panceta de cerdo que se usa para hacer panceta también es mucho más grasa que la pierna que se usa en el prosciutto, lo que da como resultado un sabor y textura diferentes. Otra gran diferencia entre la panceta y el prosciutto es la forma en que deben manipularse antes de comer. La panceta se parece mucho al tocino y, por lo general, debe cocinarse antes de que se pueda comer de manera segura, mientras que el prosciutto con frecuencia se come crudo, aunque también se puede freír y comer.