Significado | Concepto | Definición:

La cápsula de Bowman , también conocida como cápsula glomerular o cápsula glomérulos, es una estructura en forma de copa de doble pared dentro del riñón . El riñón contiene hasta dos millones de unidades llamadas nefronas. Cada uno consta de un tubo, un extremo cerrado del cual se hincha para formar la cápsula de Bowman, mientras que el otro se abre hacia la pelvis renal , el espacio desde el cual la orina sale del riñón.

Un nudo de pequeños vasos sanguíneos llamado glomérulo se encuentra dentro de la cápsula. La sangre que ingresa al riñón pasa a través del glomérulo y se filtra a través de las paredes de los vasos sanguíneos y la pared exterior de la cápsula de Bowman, antes de que el filtrado resultante se acumule dentro de la cápsula.

Las cápsulas de Bowman están ubicadas en nefronas, que son estructuras en forma de copa dentro del riñón.

La función del riñón consiste en eliminar los desechos y productos nocivos de la sangre, al tiempo que se conservan las sustancias útiles y el agua. Para lograr esto, diferentes partes del riñón actúan juntas para filtrar y luego reabsorber diferentes factores de la sangre.

Finalmente, se logra la composición correcta para mantener el equilibrio de líquidos y electrolitos del cuerpo. La orina se forma al final del proceso. Contiene material de desecho y líquido que se expulsa del cuerpo al orinar.

La función del riñón consiste en eliminar los desechos y productos nocivos de la sangre.

La cápsula de Bowman y el glomérulo forman una unidad llamada corpúsculo renal , en la que se produce el proceso inicial de filtración. Una pequeña arteria lleva la sangre al glomérulo, donde se filtra a alta presión a través de dos capas de células antes de que la sangre restante salga por otra arteria.

La primera capa de células, el revestimiento de los vasos sanguíneos glomerulares, está llena de agujeros que son demasiado pequeños para permitir que salgan las células sanguíneas y las proteínas, pero que permiten el paso de moléculas más pequeñas. Las sustancias que salen de la sangre pasan a través de una segunda capa celular, formada por la pared exterior de la cápsula de Bowman.

Los riñones contienen millones de nefronas, que se encargan de filtrar la sangre.

La capa exterior de la cápsula de Bowman está formada por células especializadas llamadas podocitos , que tienen proyecciones largas y delgadas. Estos están dispuestos para entrelazarse con las proyecciones de otros podocitos como dedos entrelazados, dejando estrechas hendiduras entre ellos.

Las partículas pequeñas que se han filtrado a través de los orificios de los vasos sanguíneos glomerulares deben pasar a través de estas ranuras antes de ingresar al espacio dentro de la cápsula de Bowman. La composición del filtrado en este punto es la misma que la sangre, aparte de la falta de células sanguíneas y proteínas.

A continuación, el filtrado pasa a través de una serie de tubos en los que algunos factores se absorben de nuevo en la sangre y otros se secretan.

El cuerpo controla activamente muchos de estos procesos para que se pueda regular la composición de los fluidos corporales. Finalmente, la orina restante se drena a través de un tubo llamado conducto colector hacia la pelvis renal , el uréter y la vejiga.

Los glomérulos dentro del riñón filtran la sangre como parte del proceso de producción de orina.