La función principal de las imágenes en la literatura es aportar una calidad realista a los paisajes, las personas o las circunstancias. Las imágenes generalmente se ven como un “recurso literario”, lo que básicamente significa que es una forma de usar el lenguaje para lograr un fin específico. Los escritores utilizan imágenes para dar vida a sus palabras de una manera realista y auténtica; les permite evocar ciertos sentimientos e imágenes en la mente del lector que dan la ilusión de haberse originado en el lector mismo. Los expertos a veces se refieren a este tipo de escritura como “mostrar, no decir”, lo que básicamente significa que el escritor es capaz de usar el lenguaje con la suficiente habilidad para producir resultados sin decirlos o deletrearlos directamente. Las imágenes en la literatura normalmente se dividen en dos categorías amplias, a saber, lenguaje descriptivo y figurativo.

Se puede usar una descripción vívida de un rayo para darle a una escena una sensación más emocionante y realista.

Comprensión de los dispositivos literarios en general

Los recursos literarios son básicamente técnicas que los escritores pueden utilizar para hacer que sus palabras sean más interesantes y su prosa más eficaz. A veces, la forma más directa de expresar un punto es simplemente escribir las cosas de la manera más básica y sencilla posible, pero no siempre. El lenguaje también se puede usar con mucha habilidad y puede ser un medio para describir, persuadir y mostrar a los lectores cosas que no habían considerado antes. Los recursos literarios pueden ser muy útiles en este tipo de situaciones.

El uso de imágenes en un poema u otra obra puede tener el propósito de transmitir al lector una descripción completa y detallada de algo, como un paisaje.

Las imágenes en particular suelen ser realmente útiles cuando se trata de describir ciertas experiencias o establecer analogías entre cosas relacionadas. Cuando se usa correctamente, puede aportar una gran cantidad de contexto al lector y también puede hacer que las escenas o situaciones descritas parezcan animadas y realistas. Puede apelar a los sentidos y aportar una calidad realista a los personajes o escenarios de una obra escrita, lo que a menudo ayuda o al menos estimula la imaginación del lector.

Las imágenes en la literatura están destinadas a encender la imaginación del lector.

Lenguaje descriptivo

El lenguaje descriptivo es a menudo el método más directo de utilizar imágenes en la literatura. El objetivo de este tipo de imágenes es crear una descripción vívida y realista de la escena, que atraiga la mayor cantidad posible de sentidos del lector. Los escritores a menudo lo usan cuando describen la apariencia de personajes y escenarios, y los sonidos, olores, sabores y sensaciones del mundo ficticio. Lograr un equilibrio es importante: dar muy poca información no permite al lector visualizar la escena de manera tan vívida, pero demasiada información puede ralentizar la narrativa y disminuir el papel de la imaginación del lector.

Las metáforas y símiles a menudo contribuyen a la imaginería figurativa dentro de un texto.

Usando sonido

Además de su uso en la descripción de personajes, escenarios y objetos, las imágenes también se usan en sentido figurado. Algunas de las técnicas de lenguaje figurativo más comunes incluyen dispositivos relacionados con el sonido como onomatopeya, aliteración, asonancia y consonancia.

Las poderosas imágenes de los libros pueden permitir que el lector se transporte a un mundo diferente.

La onomatopeya es la técnica de elegir palabras que suenan cuando se pronuncian como el mismo sonido que deben imitar; la palabra “zumbido” es un ejemplo. La onomatopeya se usa principalmente en poesía, pero también tiene una función en la prosa. Cuando se combina con la aliteración, la asonancia y la consonancia, técnicas que implican la repetición de sonidos de consonantes y vocales, puede crear una atmósfera de sonido a través de la imitación. Por ejemplo, en un pasaje sobre el viento, los silbidos de la letra “s” pueden recrear el sonido del viento que sopla a través de las hojas de los árboles, que muchos dicen que puede darle vida más que una simple descripción.

Símil y metáfora

El símil y la metáfora también se utilizan con frecuencia para transmitir imágenes figurativas. Ambas son frases destinadas a comparar un objeto con otro. Un símil utiliza los términos “como” o “como” como vehículos principales de comparación, como en la frase descriptiva “El bate golpeó la pelota con un sonido parecido al de un disparo”. Las metáforas, por otro lado, no usan las palabras “me gusta” o “como”, sino que usan palabras directas: “Los fuegos artificiales fueron un trueno en sus oídos”. La idea aquí no es que los fuegos artificiales realmente explotaran en sus oídos, sino que sonaban muy fuerte, el mismo sentimiento del ejemplo de símil anterior.

With both similes and metaphors, the imagery employed makes the writing more engaging and often more approachable. Metaphors are often considered to be more authoritative and convey tighter word economy, but similes can sometimes leave more room for imagination.

Personification

Personification is another form of figurative imagery in literature. This technique ascribes human qualities to an otherwise nonhuman subject to give it a sense of life. It can be effective when describing natural phenomena such as lightning, especially when combined with other imagery. An example of this might be a sentence like this: “The lightning spread across the sky and reached for the ground with questing fingers.” Giving inanimate or otherwise inhuman things human qualities can make the writer’s meaning almost immediately recognizable.

Imagery in literature can paint a more focused emotional picture of the characters.