La historia del láudano: Origen, uso y efectos

La historia del láudano comenzó en los siglos XVI y XVII, cuando investigadores científicos descubrieron de forma independiente que se podía hacer una tintura de opio con alcohol como base. Insoluble en agua, el opio se disuelve fácilmente en alcohol para crear un medicamento que sería fácil de administrar a los pacientes. Se convirtió en un ingrediente popular en los llamados “medicamentos patentados” vendidos en los siglos XVIII y XIX, antes de caer bajo control regulatorio a principios del siglo XX. Hoy, como la mayoría de los medicamentos narcóticos , se controla cuidadosamente en muchas naciones para limitar el riesgo de abuso.

Los foruladores de láudano viajaron por Europa para promover sus preparaciones en los siglos XVIII y XIX.

Paracelso, que trabajaba en la Alemania del siglo XVI, desarrolló una versión de láudano que, según él, se derivaba de una receta que encontró mientras viajaba por Oriente. Se desconoce la composición precisa de su formulación, pero era cara y la limitó a sus pacientes más ricos. El médico Thomas Sydenham desarrolló otra fórmula en Inglaterra en el siglo XVII, aparentemente independientemente de Paracelso. Su versión se popularizó, preparando el escenario para el uso generalizado del compuesto.

Anuncios

El láudano se puede utilizar para suprimir la tos.

Los pacientes utilizaron principalmente láudano para el tratamiento de la tos y el dolor agudo. Al igual que otros opioides, este compuesto suprime el reflejo de la tos y se puede utilizar para la tos intratable e incómoda. También atenúa el dolor y puede ayudar tanto con el dolor agudo como con el crónico . Altamente adictivo, el láudano también se usó como sustancia recreativa en algunos casos, incluso por pacientes que se volvieron dependientes del medicamento y no podían dejar de tomarlo una vez que ya no lo necesitaban.

Como la mayoría de los narcóticos, el láudano se controla para ayudar a evitar que las personas abusen de él.

Anuncios

En los siglos XVIII y XIX, surgió un florecimiento de medicamentos patentados. Estas preparaciones eran patentadas y contenían una variedad de ingredientes, incluidos compuestos que eran tóxicos o de dudosa ventaja médica. Sin una regulación para controlar lo que la gente comercializa y vende a los pacientes, los formuladores viajaron por Europa y Estados Unidos para vender sus preparados. El láudano era un ingrediente muy popular en estos compuestos, que se comercializaban para todo, desde controlar los nervios hasta tratar la tos.

A principios del siglo XX, la creciente preocupación por los medicamentos patentados y la falta general de regulación en lo que respecta a alimentos y medicamentos dio lugar a la Ley de Alimentos y Medicamentos de 1906. Esta innovadora legislación fue diseñada para proteger a los consumidores de medicamentos y alimentos contaminados. Entre otras cosas, abrió el camino a la regulación del láudano y otros compuestos potencialmente peligrosos. Los fabricantes se vieron obligados a seguir estándares específicos en la producción para garantizar la pureza y consistencia de los medicamentos, y los consumidores debían acudir a los proveedores médicos para acceder a los medicamentos.

El láudano todavía se fabrica hoy en algunas regiones del mundo. También hay una variedad de otros opioides disponibles de diferentes concentraciones para satisfacer diferentes necesidades. Muchos de estos están estrictamente controlados porque son potencialmente peligrosos para los pacientes y pueden ser adictivos.

Anuncios

 

Mira estos Artículos

Subir