La moral alta puede llevar a que los empleados se queden más tiempo y a un sentimiento general de felicidad.

La moral de los empleados es importante en cualquier entorno de trabajo por varias razones fundamentales. Sobre todo, tiene un efecto directo sobre el nivel de productividad de una organización. Si la moral de un individuo o la moral de los empleados de toda la fuerza laboral es baja, tiene la tendencia a extenderse y resultar en un efecto de espiral descendente que puede afectar a la empresa de muchas maneras. La moral también tiene un impacto directo en el tiempo que los trabajadores planean permanecer en su empresa actual, lo que puede llevar a una pérdida de inversión en recursos de capacitación si pasan a otros puestos más rápido de lo esperado.

Los trabajadores que se sienten apreciados tienen más probabilidades de ser productivos.

Un efecto oculto de la baja moral de los empleados a menudo gira en torno a la cuestión del orgullo por el trabajo. Si bien la moral de los empleados puede estar baja con los objetivos de productividad aún cumplidos, el efecto invisible es que estos objetivos apenas se están cumpliendo. Los trabajadores tienden a hacer lo mínimo para sobrevivir cuando sienten que no son apreciados o que no tienen un futuro definido en la empresa. Esto también conduce a un aumento en los niveles de accidentes, bajas por enfermedad y litigios por parte de trabajadores privados de sus derechos que han dejado la empresa y sienten que fueron tratados injustamente allí.

Los empleados felices pueden hacer todo lo posible para ayudar a los demás.

Lo opuesto a la baja moral de los empleados es la moral alta, que puede conducir a contribuciones positivas mejores de lo esperado a una organización. Puede conducir a mayores niveles de innovación y creatividad, y a empleados que estén dispuestos a hacer todo lo posible para ayudar a los compañeros de trabajo o la gerencia a comprender y hacer frente a problemas imprevistos, lo que se traduce en una disminución de la ineficiencia. Los empleados felices tienden a querer permanecer en su empresa por tiempo indefinido y a identificarse personalmente con su éxito como propio.

Las habilidades de las personas en la fuerza laboral de una empresa, como en los departamentos de ventas y servicio al cliente, también están estrechamente ligadas a la moral de los empleados. Si la moral es baja o alta, afecta directamente las ventas y la retención de clientes. También puede resultar en ascensos retrasados ??para el personal de estos departamentos. La baja moral ocultará las habilidades naturales con las personas que tienen estos empleados y hará que algunos sean pasados ??por alto para las promociones que pueden merecer.

Las causas de la baja moral de los empleados pueden ser muchas, algunas de ellas externas a la empresa y fuera de su control, como las condiciones económicas o las regulaciones estrictas. A menudo, las causas internas de la disminución de la moral de los empleados, sin embargo, pueden remediarse con relativa facilidad. Pueden involucrar cuestiones tales como la microgestión de la dirección de las responsabilidades de los empleados por miedo y desconfianza, o discriminación en el trabajo que viola las leyes laborales. Las condiciones de trabajo innecesariamente duras y la remuneración que no es sostenible para un empleado a largo plazo también pueden resultar en una alta rotación de personal. Cuando se satisfacen tales condiciones y la fuerza laboral tiene un sentido claro de que el empleador se preocupa por los mejores intereses de todos, la moral puede estar alta, incluso en ausencia de condiciones de trabajo ideales.