Diferencias entre Vasos y Matraces: Características y Funciones

Existen varias diferencias entre los dos recipientes de laboratorio comunes llamados vasos y matraces. La principal diferencia entre vasos y matraces es su forma. Un vaso de precipitados es un cilindro con un borde para verter y sin tapa. Los matraces son curvos sin labio y tienen tapa. Otra diferencia entre vasos y matraces es su uso. Los vasos de precipitados se utilizan para mezclar con cuidado porque tienen un borde, pero no se utilizan para almacenamiento. Los frascos se utilizan para almacenar y prevenir la contaminación mediante el uso de una tapa, generalmente un tapón de vidrio o goma.

Líquido hirviendo en un erlenmeyer.

Los vasos de precipitados vienen en muchos tamaños, pero todos tienen lados rectos y un fondo plano. Cuanto más alto y ancho es el cilindro, más difícil se vuelve medir con precisión la cantidad de líquido en un vaso de precipitados. El vaso de precipitados más estrecho se llama cilindro graduado. Este vaso tiene líneas de medición para determinar el volumen exacto. Otros vasos tienen algunas líneas de medición, pero no se consideran precisos y solo se utilizan para estimar la cantidad de líquido en el vaso.

Un cilindro graduado es un tipo de vaso de precipitados.

Los matraces están diseñados para contener y sellar líquidos. Suelen tener un cuerpo ancho y un cuello estrecho. Esto permite que el fluido permanezca menos en contacto con el entorno exterior. Los matraces tienen tapones y tapas para una mayor contención.

Los vasos y matraces no están hechos con los mismos materiales. Los matraces siempre están hechos de vidrio y plástico, mientras que los vasos a veces están hechos de metales, como el estaño. Los vasos y matraces difieren en variedad y forma. Solo se utilizan unos pocos tipos de vasos de precipitados, mientras que se utilizan muchos tipos diferentes de matraces.

El uso de vasos de precipitados en el laboratorio suele ser para mezclar y realizar experimentos químicos y físicos. Los cilindros graduados son el único vaso de precipitados que se utiliza para medir el volumen. Los vasos de precipitados más comunes se utilizan para mezclar ácidos y bases con agua o para otras reacciones líquidas. Un cristalizador es un vaso de precipitados corto y ancho que se utiliza para secar materiales que formarán cristales. Los vasos de precipitados no se utilizan con tanta frecuencia, pero son importantes para verter con cuidado y hacer observaciones en el laboratorio.

Los matraces se utilizan para contener y almacenar líquidos durante largos períodos de tiempo y en un entorno sellado. Esto permite una gama mucho más amplia de usos para matraces. Los matraces también se pueden conectar a otros equipos con mangueras de vidrio o plástico. Casi cualquier reacción que produzca gas utilizará un matraz para separar el gas y medir la cantidad producida. Ciertos matraces usan una bomba de vacío para cambiar la presión en un recipiente para procesos experimentales, como la filtración.

 

Mira estos Artículos

Subir