Un análisis FODA es una herramienta que se puede utilizar para medir las fortalezas y debilidades de una empresa o individuo.

El análisis de fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas (FODA) se aplica con mayor frecuencia en una variedad de contextos comerciales. También se puede utilizar para analizar situaciones no relacionadas en las que la toma de decisiones estratégicas es importante. En el contexto empresarial, el análisis FODA se utiliza para la planificación y el desarrollo estratégicos . Las aplicaciones no comerciales incluyen el desarrollo personal y profesional, la gestión de la vida y la planificación financiera.

Un análisis FODA se puede utilizar para el desarrollo personal de un individuo.

El análisis FODA es una forma de evaluar una posición actual e identificar los factores internos y externos que establecen esa posición y pueden conducir a un cambio. Es un ejercicio de toma de decisiones que se apoya en datos específicos para generar un plan estratégico. Las aplicaciones formales de FODA se pueden ver con mayor frecuencia en la gestión empresarial, pero las aplicaciones informales del análisis las realizan los individuos todos los días. Las personas que emplean este tipo de pensamiento en su vida diaria pueden no ser conscientes de su génesis académica.

Las empresas utilizan el análisis FODA para planificar el futuro. Aplican el análisis a la empresa en su conjunto, a un departamento, a un producto o a un competidor. La planificación estratégica, el marketing y el desarrollo de productos son áreas comerciales típicas en las que los equipos de gestión utilizan DAFO. La evaluación de fortalezas y debilidades, oportunidades y amenazas también puede ser utilizada por un equipo de auditoría para diseñar acciones correctivas. Las grandes corporaciones utilizan DAFO en el contexto de la investigación y el desarrollo, el mapeo de patentes y con proyectos de planificación a gran escala.

En un contexto empresarial, el análisis DAFO suele ser parte de la creación del plan de negocios inicial . De hecho, los prestamistas e inversores normalmente requieren este tipo de evaluación para demostrar que el posible propietario de la empresa ha evaluado correctamente el riesgo y la posible posición de la empresa en el mercado. Sin embargo, estas aplicaciones comerciales de FODA son solo ejemplos. Hay muchos otros tipos de situaciones comerciales que emplean FODA, incluso como ejercicio teórico para solicitar comentarios de los empleados durante retiros y talleres.

La gente común también usa FODA para tomar decisiones, aunque es posible que no conozcan el nombre oficial del proceso. Por ejemplo, cuando una persona decide si tomar o no una decisión importante en la vida, como reubicar o terminar una relación, puede hacer una lista que detalle los pros y los contras, considerando esos factores frente a oportunidades futuras o posibles obstáculos. Estas son solo etiquetas diferentes aplicadas a las categorías FODA tradicionales. Los analistas financieros usan DAFO para evaluar inversiones y los planificadores de carrera lo usan para ayudar a las personas a decidir la dirección de su carrera.

Lo más interesante, quizás, es la aplicación de DAFO al campo del desarrollo personal como lo usan los entrenadores de vida y los oradores motivacionales. No es raro encontrar este tipo de profesionales que emplean un enfoque DAFO modificado en talleres y seminarios para que las personas identifiquen sus activos personales y desarrollen un plan para el futuro. Estos tipos de usos simplemente subrayan la flexibilidad del análisis FODA como paradigma de toma de decisiones.