Comprender las diferentes fuentes de ventaja competitiva puede ayudar a una empresa a desarrollar ideas con respecto a la maximización de beneficios en un mercado competitivo y difícil.

En los negocios, una ventaja competitiva es una estrategia, producto o proceso que permite a una empresa adelantarse a sus competidores. Poseer una ventaja competitiva puede ser la clave para un mejor desempeño, aunque no siempre es fácil de conseguir. Hay muchas fuentes diferentes de ventaja competitiva, aunque la mayoría se dividen en dos categorías, conocidas como reducción de costos y diferenciación. Los avances en la reducción de costos se centran en estrategias que ayudan a reducir los costos y, por lo tanto, los precios, mientras que las ventajas de diferenciación ayudan a diferenciar a la empresa de sus competidores. Comprender las diferentes fuentes de ventaja competitiva puede ayudar a una empresa a desarrollar ideas con respecto a la maximización de beneficios en un mercado competitivo y difícil.

Una de las principales fuentes de ventaja competitiva es la información o la tecnología patentadas. Una empresa que tiene un producto o proceso patentado a menudo se encuentra en una excelente posición para reducir costos o diferenciar sus productos a través de una tecnología superior. Además, los competidores pueden tener que pagarle a una empresa con procesos patentados para obtener la licencia de la misma tecnología. La información patentada o patentada también puede permitir que una empresa desarrolle versiones mejoradas de productos más rápidamente que sus competidores, lo que les otorga una clara ventaja en el mercado.

Algunos expertos dicen que una de las fuentes más importantes de ventaja competitiva basada en la diferenciación son las relaciones con los clientes. La lealtad del cliente se crea no solo a través de la creación de buenos productos, sino también a través de la capacidad de la empresa para ayudar a sus clientes. Si un cliente tiene una buena experiencia con representantes de la empresa, como excelentes trabajadores de la línea de ayuda o un proceso de intercambio eficiente y sin complicaciones, es más probable que confíe en esa empresa para necesidades futuras. Desarrollar una reputación como una empresa amigable con el cliente ciertamente puede ayudar a mejorar el desempeño, dejando atrás a la competencia.

La agilidad relacionada con el mercado también es muy importante para crear una ventaja competitiva. Las empresas deben poder observar las tendencias del mercado y responder rápidamente para mantenerse al día con las necesidades de los clientes. Este tipo de ventaja se crea a través de un proceso doble: primero, la empresa debe tener analistas de mercado que puedan comprender las tendencias y pronosticar futuros con buena precisión, y segundo, la propia empresa debe ser lo suficientemente flexible para incorporar cambios rápida y sin problemas.

Una de las fuentes de ventaja competitiva más difíciles de conseguir es el acceso a la oferta. Si una empresa puede controlar la mayor parte de un recurso, puede reducir los costos de manera mucho más eficaz que la competencia. El control de suministro también puede ayudar a diferenciar el producto de otras ofertas similares, especialmente si la empresa es la única fuente del recurso específico. Por ejemplo, un estadio deportivo que sirve como el campo local de un equipo de fútbol profesional tiene una ventaja competitiva basada en la oferta sobre otras instalaciones deportivas cercanas, ya que es el único proveedor de juegos de fútbol profesional en el área. Esto significa efectivamente que puede cobrar lo que desee por las entradas, ya que no tiene competencia.