Empresario dando un pulgar hacia arriba

Los costos de cambio son los costos que enfrenta un cliente cuando cambia de proveedor . El cliente puede ser un consumidor o una empresa que recibe piezas o servicios de otra empresa. Los costos pueden incluir costos financieros directos y costos más generales como el tiempo. Los costos de cambio son significativos, ya que pueden significar que una empresa puede tener costos más altos que un rival sin necesariamente perder negocios.

Los costes de cambio más obvios son económicos. Por lo general, estos se presentan en forma de pagos de multas por rescindir un contrato. Un ejemplo común es con los clientes de teléfonos celulares que han recibido un subsidio de la red que eligieron al comprar un teléfono y, a cambio, deben pagar una tarifa de salida cuando cambian de red antes de que finalice el plazo mínimo de su contrato.

También existen costos prácticos que se pueden convertir en efectivo. Esto podría incluir el tiempo que lleva establecer un nuevo acuerdo y dedicar el tiempo a la administración de los proveedores cambiantes. Este tiempo se puede convertir en un costo financiero al observar los costos de personal incurridos por una empresa al cambiar. Algunos costos de cambio son más difíciles de cuantificar, ya que se basan más en las emociones. Esto incluye la forma en que muchos clientes siguen la filosofía de “mejor el diablo que conoces” al elegir un proveedor. También se puede argumentar que la inercia y la pereza pueden contribuir a los costos de cambio, ya que las personas a menudo no se molestan en cambiar a un nuevo proveedor incluso cuando saben que les ahorraría dinero.

Los costos de cambio juegan un papel importante en la economía . Ayudan a socavar uno de los principios más básicos de una economía de mercado : que si dos proveedores ofrecen bienes o servicios idénticos, los clientes siempre elegirán la opción más barata. En teoría, el costo de cambio podría incluso integrarse en la decisión de precios de una empresa, lo que significa que la empresa puede mantener los precios en un nivel fijo por encima de sus rivales, sabiendo que seguirán reteniendo al cliente. En la práctica, las dificultades para cuantificar todos los costos de cambio significa que las empresas lo harán mediante juicio o prueba y error en lugar de cálculos precisos.

El concepto de costos de cambio juega un papel importante en una teoría desarrollada por el economista Michael Porter. Argumenta que cinco fuerzas determinan cuán competitivo es un mercado en particular: la disponibilidad de alternativas cercanas al producto del mercado, la probabilidad de que nuevas empresas ingresen al mercado, el poder de negociación de los consumidores, el poder de negociación de los proveedores y la competitividad inherente de la empresa. empresas del mercado. Los costos de cambio juegan algún papel en todas estas fuerzas, excepto en la última.