Hay muchos tipos de acoso que pueden ocurrir en el lugar de trabajo. Los tipos de acoso laboral incluyen el comportamiento molesto y no deseado que se dirige contra una persona en función de una característica como el género, la raza o la edad. Otros tipos pueden dirigirse a un individuo o grupo de empleados en función de su orientación sexual, edad o discapacidad. El acoso laboral también puede ser de un tipo que se dirija a un individuo por motivos de religión, creencias políticas u origen nacional.

El acoso sexual a menudo ocurre en entornos de oficina.

Más comúnmente conocido como acoso laboral , muchas formas de acoso laboral son ilegales, especialmente si el acoso se basa en la raza, religión o género de la víctima. En el acoso laboral, la víctima siente que permanecer empleada o ser ascendida depende de que se someta al comportamiento no deseado. Una persona también puede ser víctima, no por ser el objetivo directo del acoso, sino por verse obligada a presenciarlo.

El acoso psicológico es muy común en los lugares de trabajo.

El acoso sexual es una de las formas más reconocidas de acoso laboral. El acoso sexual implica avances sexuales no deseados o comportamiento sexual en el lugar de trabajo. El objetivo del acoso siente que rehusarse a someterse al comportamiento resultará en consecuencias negativas en el trabajo o una posible pérdida de empleo.

El acoso sexual puede implicar avances sexuales no deseados en el lugar de trabajo.

El acoso laboral también puede tomar la forma de comportamientos verbales o físicos que están destinados a degradar a un empleado debido a su género u orientación sexual. También puede ser que un empleador se niegue a contratar o promover o despida a una persona en función del género u orientación sexual de esa persona.

El acoso basado en la raza, origen étnico o color de una persona es otro tipo de acoso laboral. El autor del acoso puede tener un comportamiento que degrade verbal o físicamente a la víctima basándose en estas características personales. Al igual que con el acoso por motivos de género y orientación sexual, este tipo de acoso puede incluir negarse a contratar o promover, o incluso despedir, a alguien por motivos de raza.

Otro tipo de acoso laboral es el que se basa en la religión elegida por el individuo. La forma en que se lleva a cabo el acoso suele ser similar a la de otros tipos de acoso. Con este tipo, también puede incluir obligar a un empleado a participar en servicios religiosos de otra fe o tratar de convertir al empleado a una fe diferente. Como ocurre con otros tipos, la víctima se siente obligada a someterse a la conducta para poder seguir empleada.

En cualquier lugar de trabajo, es esencial que todos los empleados sientan que cualquier problema de acoso se escuchará de manera oportuna, justa y sin represalias.