Las herramientas de análisis empresarial son diferentes métodos que utilizan las partes interesadas para evaluar las operaciones de una empresa. En la mayoría de los casos, el propósito del análisis es determinar qué tan efectiva o eficiente es una empresa en el mercado general. Algunas herramientas diferentes son los índices contables, el análisis DAFO y el cuadro de mando integral. Cada uno adopta un enfoque diferente al revisar los aspectos financieros y no financieros de la empresa. Tanto las partes interesadas internas como externas pueden utilizar herramientas de análisis empresarial como una determinación de la fortaleza general de una empresa en el entorno empresarial.

Un análisis FODA revisa los factores internos y externos que pueden relacionarse con las operaciones de una empresa.

Los índices contables se encuentran entre las herramientas de análisis más fáciles de calcular y utilizar en la evaluación empresarial. Estos índices utilizan información tanto del estado de resultados como del balance general para proporcionar indicadores de la solidez financiera de una empresa. En particular, los índices miden la liquidez, la rentabilidad , el uso de activos y el apalancamiento financiero de una empresa junto con otras áreas financieras. Si bien es una buena herramienta para usar al final de cada mes, los índices financieros tienen algunos defectos. Primero, las proporciones son inútiles por sí mismas ya que necesitan otra fuente de comparación; en segundo lugar, los índices solo utilizan información del estado financiero para su revisión.

Los índices contables se encuentran entre las herramientas de análisis empresarial más fáciles de calcular y utilizar en la evaluación empresarial.

DAFO significa fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. En términos de herramientas de análisis de negocios, el análisis FODA es valioso porque revisa factores internos y externos que pueden relacionarse con las operaciones de una empresa. Las fortalezas y debilidades son los factores internos; esencialmente, son las cosas que una empresa hace bien y no hace bien. Las oportunidades y amenazas representan los factores externos. Las oportunidades son nuevos elementos o áreas de negocio en las que una empresa puede participar, mientras que las amenazas representan a los competidores potenciales en el mercado o nuevas oportunidades.

El cuadro de mando integral es una evaluación cada vez más popular entre otras herramientas de análisis empresarial. El cuadro de mando tiene cuatro perspectivas diferentes: financiera, procesos comerciales , aprendizaje y crecimiento y cliente. Cada perspectiva analiza información específica relacionada con su enfoque general. En conjunto, todas las perspectivas deben proporcionar información que ayude a una empresa a alcanzar sus objetivos y desarrollar estrategias. El cuadro de mando integral también puede ayudar a una empresa a planificar operaciones futuras.

Otras herramientas de análisis empresarial están disponibles para que una empresa las utilice si es necesario. Los propietarios y ejecutivos a menudo pueden revisar otras herramientas, como árboles de decisión, análisis de riesgos o teoría de juegos , entre otras. Lo importante a recordar es seleccionar una herramienta que le permita a una empresa incluir todos los factores necesarios para el proceso de evaluación. También es posible contratar a un consultor para revisar y mejorar las operaciones de una empresa. De cualquier manera, una empresa debe utilizar lo que funcione mejor para el negocio.