La silicona se ha convertido en una opción popular para los utensilios para hornear.

Hay muchos tipos diferentes de utensilios para hornear, todos diseñados para un resultado final específico al cocinar u hornear. Las diferencias no se limitan solo al diseño, sino que también incluyen el material con el que se construye el utensilio para hornear y la superficie a la que se le da. Hay varios diseños diferentes que pueden ser específicos de una receta, pero la mayoría de las piezas se pueden usar para múltiples propósitos.

Los trozos de piedra no deben lavarse con jabón.

Los utensilios para hornear se componen de todas las bandejas y platos que se pueden usar en un horno. Hay platos cuadrados y rectangulares de diferentes tamaños, bandejas planas, bandejas estriadas, bandejas para magdalenas , bandejas para pan y muchos otros tamaños y formas de utensilios para hornear. Algunas recetas requieren cacerolas o platos específicos para producir el resultado deseado, mientras que otras pueden prepararse según sus preferencias personales. El tamaño y la forma pueden afectar los tiempos de horneado, por lo que es importante tener una receta que describa el tiempo de horneado requerido para las piezas seleccionadas. Las recetas de pasteles son un buen ejemplo de cuándo es necesario variar los tiempos de horneado hasta un determinado tamaño o forma de molde.

Los utensilios para hornear están hechos de varios materiales, como vidrio, silicona , piedra, hierro fundido , aluminioy acero, y cada tipo se cocina de manera diferente. Una pieza construida de vidrio resistente al horno, por ejemplo, se calienta más rápido y retiene el calor por más tiempo que los utensilios de metal para hornear, por lo que a menudo requiere una ligera reducción en el tiempo de horneado. De manera similar, las piezas de silicona pueden requerir ajustes en el tiempo de horneado, ya que no absorbe el calor, sino que transfiere el calor de manera uniforme a través de los alimentos. La silicona también deja de cocinarse en el momento en que se retira de la fuente de calor, eliminando que se dore aún más después de sacarla del horno. A veces, experimentar con los distintos materiales y tipos, su desempeño en su horno y el resultado final que producen es la única forma de encontrar su preferencia personal.

Los diferentes materiales utilizados para la fabricación de los utensilios para hornear también influyen en el cuidado que se requiere para su mantenimiento. Por ejemplo, las piezas de piedra y hierro fundido tienen una superficie porosa que requiere curado antes de su uso. El hierro fundido debe secarse rápidamente después de lavarlo en un horno tibio o a fuego lento para evitar que se oxide. Los trozos de piedra no deben lavarse con jabón a menos que su superficie haya sido sellada. También debe evitar el uso de utensilios de metal como cuchillos o espátulas en piezas antiadherentes para evitar rayar la superficie recubierta. Siga las instrucciones de limpieza de todos los fabricantes, que serán específicas del producto en sí, para prolongar la vida útil de sus utensilios para hornear.