Descubre las características clave del nuevo historicismo.

El nuevo historicismo es una forma de crítica literaria que se enfoca tanto en comprender una obra literaria a través de su contexto histórico como en comprender los eventos históricos a través del análisis literario. Esta escuela de crítica surgió en la década de 1980 y obtuvo una amplia aceptación durante la década de 1990. Los principales proponentes incluyen a Stephen Greenblatt y Alan Liu, aunque no todos los críticos considerados nuevos historicistas están de acuerdo con la etiqueta.

Shakespeare es un autor que los críticos del nuevo historicismo evalúan en el contexto del teatro y la sociedad en la Inglaterra isabelina.

Esta forma surge como respuesta a escuelas de crítica literaria como la “Nueva Crítica” de la década de 1970, que centró su enfoque crítico por completo en el texto de una obra literaria, sin tener en cuenta su contexto histórico. Para esos críticos, una obra literaria tenía que entenderse únicamente por sus propios méritos, existiendo esencialmente independientemente de su público objetivo e incluso de las intenciones de su autor. En contra de esta visión, los nuevos historicistas argumentaron que las obras debían entenderse dentro del contexto cultural y social de su producción. En este sentido, la escuela no se diferencia de las épocas anteriores de crítica literaria, sino que vuelve a un método anterior de análisis literario.

Anuncios

El nuevo historicismo es una escuela de crítica literaria.

Sin embargo, el nuevo historicismo difería de los enfoques anteriores de la crítica literaria en varios aspectos importantes. Los nuevos críticos consideran las obras literarias como productos de sus circunstancias sociales y culturales, pero también consideran la historia y la cultura como un producto de la literatura y el arte, examinando las formas en que estas técnicas configuran históricamente la identidad. Esta escuela también considera que el historiador o crítico literario es producto de circunstancias históricas específicas. Toda crítica, por tanto, es producto de su propio tiempo y refleja una comprensión contemporánea de la historia y la literatura, más que un significado absoluto.

El Globe Theatre de Shakespeare sería parte del contexto que los críticos del Nuevo Historicismo considerarían al evaluar su obra.

Anuncios

Los enfoques de la literatura en esta escuela, por lo tanto, tienden a centrarse en la relación entre un texto y su contexto. Por ejemplo, los estudios de William Shakespeare tienden a centrarse menos en el papel de la creatividad individual de Shakespeare y más en la estructura general del teatro y de la sociedad en la Inglaterra isabelina. El enfoque reconoce que la obra de Shakespeare contiene múltiples significados, cada uno de los cuales está influenciado y, a su vez, influye en el entorno social en el que se representaron las obras.

Los textos clave del Nuevo Historicismo incluyen el libro de 1980 de Stephen Greenblatt, Renaissance Self-Fashioning , la serie de ensayos sobre Shakespeare de Louis Adrian Montrose y The New Historicism , una colección de ensayos editada por H. Aram Veeser y publicada en 1989. La revista Representations también publica trabajar desde esta perspectiva. Esta escuela de pensamiento se ha vuelto ampliamente aceptada en la academia.

El nuevo historicismo toma en consideración la cultura, la sociedad y la estructura de clases del período al evaluar una novela.

Anuncios

 

¿Deseas leer el artículo completo?