Los mejores consejos para cocinar con brotes incluyen freírlos o blanquearlos para reducir el riesgo de intoxicación por E. coli y salmonella. Los brotes de intoxicación alimentaria en todo el mundo se han relacionado con el consumo de brotes crudos contaminados con bacterias. Cocinar con boquillas reduce el riesgo de enfermarse porque el calor destruye las bacterias en la semilla y el brote.

Garbanzos, que pueden germinar.

Al cocinar con brotes, las mejores opciones generalmente provienen de los frijoles y las lentejas . Estos brotes son más abundantes y se mantienen bien en recetas para saltear o cuando se blanquean. Se pueden agregar frijoles mungo , soja y lentejas a los platos de carne y arroz al final del proceso de cocción para mantenerlos crujientes.

Cocinar con brotes agrega vitaminas B y C a las dietas.

Cocinar con brotes agrega vitamina B y vitamina C, junto con proteínas, a la dieta. Las recetas coreanas populares utilizan soja como guarnición , cocinada con ajo , salsa de soja, cebollas verdes y hojuelas de pimiento picante. El aceite de semilla de sésamo generalmente proporciona la base para freír estos brotes. Cocinar con brotes también puede incluir cocinarlos al vapor con arroz en las cocinas coreanas.

Blanquear los brotes reduce el riesgo de E. Coli. y salmonella.

Los garbanzos o frijoles mungo se pueden sustituir por frijoles de soya en estas recetas. Se pueden escaldar en agua hirviendo para matar las bacterias antes de agregarlos a otros platos. El escaldado también elimina la tripsina, una enzima que inhibe la proteína natural que se encuentra en estos brotes.

Cocinar con brotes de hierbas generalmente cambia la textura de los alimentos, haciéndolos inadecuados para algunas recetas. Los brotes de cebolla, alfalfa , rábano y trébol rojo se consumen mejor crudos, pero representan un riesgo de enfermedad si están contaminados. Esto también es válido para los brotes de centeno, cebada , trigo y girasol. La cocción con brotes de trigo se puede lograr tostándolos por encima para proporcionar una textura de nuez en lugar de nueces en los alimentos horneados.

Los brotes de alfalfa son ricos en proteínas, ácido fólico y una lista completa de vitaminas y minerales esenciales. También contienen los aminoácidos necesarios para apoyar el sistema inmunológico humano y se consideran antioxidantes. Algunas personas comen brotes de alfalfa para controlar el colesterol, combatir el proceso de envejecimiento y controlar los síntomas de la artritis. Beber té de alfalfa podría servir como un método de usar brotes para abordar los riesgos de E. coli .

Las semillas contienen todos los nutrientes necesarios para que una planta crezca. Una vez que brota una semilla, estos nutrientes pasan al brote, lo que hace que cocinar con brotes sea una forma viable de agregar nutrición a la dieta sin agregar calorías adicionales. Los brotes pueden saltearse y agregarse a platos de arroz y verduras conservando su textura crujiente.

Los frijoles y las lentejas son brotes que se sostienen bien en salteados.