Dejar que el niño elija una receta para cocinar puede hacer que la experiencia sea más agradable.

Cocinar con los niños es una forma viable de enseñarles a preparar una comida, además de enseñarles la importancia de la seguridad en la cocina. Los mejores consejos para cocinar con niños es informarles de todas las reglas y seleccionar algo sencillo para cocinar. Los adultos deberán asegurarse de que la cocina esté debidamente preparada para recibir a los niños también. Siempre tenga en cuenta que el paladar de los niños puede estar abierto a nuevos sabores, pero también extremadamente discriminatorio, por lo que tener una variedad de opciones de sabor también es una buena idea.

Hornear algo dulce es una actividad que disfrutan muchos niños.

Antes de cocinar, informe a los niños de todas las reglas de seguridad en la cocina. Las buenas reglas que se deben tener incluyen no correr en la cocina y no jugar con los elementos de la cocina. Asegúrese de mantener todos los cuchillos e instrumentos afilados lejos de la encimera de la cocina, fuera del alcance de los niños. Al cocinar con niños mayores, es posible que haya elementos que deban cortarse y cortarse en cubitos. Aproveche esta oportunidad para enseñarles la forma correcta de manejar los cuchillos.

Leer un libro de cocina con los niños para seleccionar un plato que será interesante de cocinar es una excelente manera de hacer que los niños se sientan identificados. Cuando cocine con niños, asegúrese de seleccionar algo que requiera ingredientes relativamente simples con preparaciones sencillas. Esto permitirá que los niños lo sigan fácilmente mientras se cocina.

La preparación de la cocina es importante cuando se trata de cocinar con niños. Los niños tienden a ser robustos y están dispuestos a volcar cosas, potencialmente lastimándose. Antes de dejar entrar a los niños, asegúrese de que todos los alimentos y utensilios de cocina necesarios ya estén colocados en la encimera de la cocina. También es una buena idea tener delantales o algún otro tipo de cubierta para proteger la ropa de los niños.

Una vez que todo esté listo, permita que todos entren a la cocina. Cuando cocine con niños, el adulto deberá asegurarse de que todos se involucren en el proceso de cocción. A los niños más pequeños se les pueden dar tareas simples como cascar huevos, quitar las cáscaras de vegetales y escoltar los artículos al cubo de la basura. Permítales mezclar elementos como batidos, cremas batidas y amasar la masa. Separar una porción más pequeña que no se incluirá en la receta real es una buena manera de permitir que los niños más pequeños participen sin necesariamente estropear los ingredientes.

Tenga cuidado si usa artículos calientes cerca de niños. Cocinar con niños y dejarlos entrar en la cocina requerirá una supervisión extrema de los aceites de cocina, que tienden a reventar y causar quemaduras. Además, mantenga a los niños alejados de los utensilios de cocina calientes, asegurándose de que los niños estén alejados de hornos y estufas abiertos.

No permita que los niños prueben alimentos hechos con huevos crudos. Los platos populares, como la masa para galletas, suelen contener este ingrediente potencialmente peligroso. Un niño que consume huevos crudos corre el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria, especialmente por salmonela. En su lugar, permita que los niños sean los probadores oficiales del producto alimenticio final, enseñándoles que siempre debe probar su comida antes de servirla.