La pechuga de pavo debe alcanzar una temperatura interna de 170 grados Fahrenheit.

Hay muchas formas diferentes de cocinar una pechuga de pavo , y los mejores consejos para el éxito varían un poco según el método. Sin embargo, seguir algunas pautas simples sobre la humedad, el condimento y la temperatura interna puede ser de gran ayuda para garantizar una comida sabrosa. Por lo general, es mejor esforzarse por lograr una temperatura constante (tenga listo su termómetro para carne ) y asegúrese de tener suficiente líquido para rociar a mano.

Condimento y humedad

La pechuga de pavo al horno debe prepararse con una fuente para asar para una cocción uniforme.

Una de las quejas más comunes al cocinar la pechuga de pavo es que la carne está demasiado seca, pero este problema se puede evitar fácilmente con un poco de preparación. Por lo general, es una buena idea comenzar marinando la carne en algún tipo de líquido, como caldo, vino o vinagre . Frotar al ave en sal o sumergirla en una solución de salmuera también puede ayudar a sellar la humedad y prevenir la sequedad por exposición prolongada al calor. En muchos casos, estos trucos también pueden agregar mucho sabor a la carne.

La pechuga de pavo combina bien con una amplia variedad de verduras, lo que la convierte en un plato de carne muy versátil.

Asegurarse de que el seno comience húmedo es solo el comienzo. Muchos de los mejores cocineros controlarán la humedad de la carne mientras se cocina para mantenerla suave y flexible. Esto a menudo implica un proceso conocido como rociado , donde el líquido se rocía constantemente sobre la carne mientras se cocina para evitar que se dore y se dore prematuramente. Cuando se hace correctamente, rociar también puede ayudar a que la pechuga se cocine de manera uniforme al mantener el exterior a aproximadamente la misma temperatura que el centro más frío.

Salud y seguridad

Bajar la temperatura del horno a la mitad de la cocción de una pechuga de pavo puede ayudar a distribuir el calor de manera más uniforme.

Una de las partes más importantes de cocinar una pechuga de pavo se relaciona con la temperatura interna del ave. Las aves de corral suelen ser muy susceptibles a las enfermedades transmitidas por los alimentos y a las bacterias que pueden provocar una intoxicación alimentaria . Cocinar la carne a fondo es la única forma de matar estas partículas dañinas.

Incluso si se ve dorado y delicioso, una pechuga de pavo no está completamente cocida hasta que alcanza una temperatura interna de 170 ° F (aproximadamente 77 ° C). La mayoría de las recetas darán un tiempo de cocción aproximado, pero también es muy importante verificar la temperatura del ave para asegurarse de que esté lista. El tiempo puede ser una buena estimación, pero solo una lectura real es decisiva cuando se trata de si la carne es segura para comer.

El consumo de carne de pavo que no esté bien cocida puede provocar una intoxicación alimentaria.

Los termómetros específicos para carne suelen funcionar mejor para estos fines. Por lo general, es una buena idea medir la temperatura de la carne un par de veces durante la cocción, a menudo una vez cerca del centro y nuevamente al final. Vigilar de cerca el progreso de la carne evita que se cocine demasiado, que es otra fuente importante de sequedad.

Asado

Asar es quizás la forma más común de cocinar una pechuga de pavo. Por lo general, esto requiere una bandeja para asar , que es un tipo especial de utensilios de cocina diseñado para elevar un trozo de carne para que el calor del horno pueda penetrarlo uniformemente por todos los lados. Es común llenar la parte inferior de la sartén con verduras, hierbas y agua o caldo. A medida que la carne se cocine, su grasa también goteará en esta área. Muchos cocineros usarán una bombilla para rociar o un cepillo para redistribuir el líquido recolectado en esta parte de la sartén sobre la carne durante la cocción.

Uno de los problemas más comunes con el tueste tiene que ver con la textura crujiente. Cuando la carne está elevada, puede quemarse más fácilmente, o al menos dorarse más rápido en la parte superior que en cualquier otro lugar. Los cocineros que buscan una distribución más uniforme del calor a menudo bajan la temperatura del horno a la mitad de la cocción o cubren la pechuga con papel de aluminio tan pronto como comienza a aparecer el color marrón. El papel de aluminio ayudará a distribuir el calor mientras protege la piel para que no se seque o se cocine demasiado rápido.

Horneando

Los cocineros que no tienen una bandeja para asar pueden optar por hornear su pechuga de pavo, generalmente en un plato poco profundo. Los platos de vidrio tienden a funcionar mejor para la distribución del calor, aunque los recipientes de metal también suelen funcionar bien. Si está utilizando una sartén de metal, es posible que deba modificar la temperatura del horno para compensar la forma en que la sartén conducirá y almacenará el calor.

Liquids are also very important in the baking process. Most cooks will surround the breast with water or broth in the dish before putting it in the oven. Adding other ingredients, like sliced potatoes or broccoli florets, can create something of a one-dish meal, since these vegetables can later serve as side dishes.

Broiling

A turkey breast can also be broiled, which is when it is cooked under direct heat from above. Broiling tends to work best with a half breast, or else a breast that has been thinly sliced. If the meat is too thick, it may not cook all the way through. Cooks who choose to broil their turkey usually need to pay particular attention to the internal temperature in order to ensure that it is cooking as evenly as possible. It is sometimes a better idea to start out baking or roasting, then transition to broiling for the final hour or so in order to make sure that everything is cooked through.

Skillet Cooking

For the cook in a hurry, cooking turkey breast in a skillet may be the fastest choice. Skillet cooking works best for thin cuts of meat, though, which means that the larger breast piece must usually be sliced and almost always de-boned before beginning. Cutting the breast into thin “tenders” is common practice for this style of cooking.

It is usually a good idea to coat the skillet in some sort of oil before beginning, and marinating the tenders or strips of meat can also improve their flavor. Though frying the meat is fast, it can also strip out a lot of taste. Adding seasonings whether before or during cooking can be a quick and easy way to improve the overall result.

Grilling

Cooks with access to a grill may choose this method for turkey breast preparation. Meat prepared on a grill often has a naturally smoky taste and a crispy exterior that is difficult to duplicate on the stove or in the oven. Marinating the meat is almost essential here, though, as the high temperatures of most grills will dry your bird out in a hurry. It is also a good idea to keep a close eye on the meat as it cooks and rotate it regularly. Exposing all sides of the breast to the flame in turn will help create an evenly-cooked meal that is pleasing to the eye as well as the tongue.