Decidir desde el principio ser veraz en todos los aspectos de un negocio es el factor más importante que afecta la imagen de una corporación.

Construir una imagen corporativa es similar a construir una reputación personal. Las empresas, al igual que las personas, desarrollan una cierta reputación entre sus clientes, empleados, accionistas, proveedores, vecinos e incluso agencias gubernamentales . La imagen corporativa es la percepción que crea una empresa o corporación para una audiencia en particular. Construir una imagen corporativa puede ser tan simple como seguir algunas reglas como esforzarse por ser honesto y veraz, creer en un producto o servicio y planificar para tener éxito. Es simple, pero puede que no siempre sea fácil, especialmente en un mundo donde los consumidores tienden a desconfiar o evitar activamente a las grandes corporaciones.

Los líderes corporativos implementan sistemas que dan como resultado que los trabajadores creen productos y servicios que construyen una imagen corporativa positiva.

Decidir desde el principio ser veraz en todos los aspectos de un negocio es el factor más importante que afecta la imagen de una corporación. La construcción de la imagen corporativa sobre una base de veracidad brinda credibilidad comercial ante quienes están fuera de la corporación y también para quienes están dentro. El viejo dicho “La honestidad es la mejor política” es especialmente cierto en los negocios. Una vez que una empresa ha perdido su credibilidad, puede resultar extremadamente difícil restaurarla. Las corporaciones negocian con su reputación, o imagen corporativa, de honestidad y confianza. Desde el director ejecutivo hasta el empleado más nuevo, la credibilidad y la imagen de una corporación dependen de cómo estas personas se comporten cada día.

La calidad del servicio al cliente y los productos ofrecidos tiene mucho que ver con la construcción exitosa de la imagen corporativa.

La calidad de los servicios o productos ofrecidos también tiene mucho que ver con la construcción exitosa de la imagen corporativa. Cuando una corporación produce un producto o servicio de calidad inferior, afecta a toda la corporación de manera negativa. Los empleados deben sentir que los productos o servicios que brindan tienen un valor real y son útiles para el cliente. Esta actitud de producir un producto o servicio sólido y proporcionar valor a los clientes comienza en los niveles más altos de liderazgo en una corporación. Los empleados, proveedores, accionistas y organizaciones que se asocian con una empresa cuya imagen corporativa indica que proporciona un valor honesto para sus clientes solo pueden beneficiarse.

La imagen corporativa es la percepción que crea una empresa para una audiencia en particular.

Para la mayoría de las empresas, la construcción de una imagen corporativa está en manos de sus empleados. Por ejemplo, una aerolínea comercial puede tener aviones de buen aspecto , pero la mayor parte de la imagen corporativa de una aerolínea reside en los empleados que son vistos por el público en cada vuelo. Una aerolínea que alienta a sus empleados a interactuar con los clientes con humor, entusiasmo y una actitud positiva lo entiende. Los restaurantes son otro ejemplo en el que la interacción entre un trabajador por hora y el cliente es la fuerza principal para construir una buena imagen corporativa. Quizás el mejor consejo para construir una imagen corporativa es asegurarse de que los empleados traten a todos con el mayor respeto.