Cocinero

Los mejores consejos para cortar la pechuga implican utilizar el método adecuado con respecto al grano de la carne, así como utilizar el tipo de corte que ofrece la mejor apariencia para el plato terminado. Otros consejos para cortar la pechuga implican encontrar el momento adecuado para trinchar la carne una vez que haya terminado de cocinarse, así como encontrar formas de identificar el grano de la carne. Los consejos para servir y cocinar también están relacionados con los estilos y métodos de corte. Los consejos para cortar pechuga también incluirán comparaciones de cuchillos de trinchar eléctricos y cuchillos de trinchar tradicionales.

La pechuga es un corte de carne tradicionalmente duro que requiere no solo métodos de cocción especiales, sino también métodos de corte adecuados para producir una rebanada de carne que sea sabrosa y fácil de masticar. Al cortar la pechuga, se debe identificar el grano de la carne y el corte se debe hacer a través del grano. Si no se corta la carne a lo largo del grano, se producirá un trozo de pechuga que, en el mejor de los casos, será muy resistente y difícil de masticar. El grano de la carne se puede identificar examinando de cerca la carne. El grano de la carne se ve como hebras que atraviesan la carne, y el método adecuado para cortar la pechuga es cortar esas fibras.

La pechuga es un corte de carne relativamente delgado, que requiere que el corte se haga sesgado o en ángulo para producir una porción de carne de res más ancha y visualmente atractiva. Al cortar la pechuga al bies, la carne se sirve con más superficie de la carne visible, lo que proporciona más jugos para que el comensal disfrute. La carne también es más tierna cuando se corta al sesgo, ya que algunas o la mayoría de las fibras de la carne se cortan durante el corte inicial de la carne. Otro consejo para producir un corte tierno de pechuga es cortar la carne muy fina y al bies.

Una vez que la pechuga haya terminado de cocinarse, un consejo para obtener un corte de carne más tierno y jugoso es dejar reposar la pechuga durante unos 15 minutos antes de cortarla. El período de reposo permite que los jugos naturales fluyan de regreso a todas las áreas de la carne. Una vez que la carne haya reposado adecuadamente, es mejor comenzar a cortar la carne con un movimiento continuo. Otro consejo es utilizar un cuchillo de trinchar eléctrico al cortar la pechuga. El cuchillo eléctrico hace que sea más fácil hacer rebanadas lisas y evitar picar o aserrar la carne mientras corta.