Consejos efectivos para el manejo de hiperglucemia

La hiperglucemia, o glucosa alta en sangre , a menudo ocurre en personas con diabetes , pero hay formas de mantenerla bajo control antes de que cause problemas mayores. Uno de los métodos más importantes para el manejo de la hiperglucemia es controlar los niveles de azúcar en sangre con frecuencia para que siempre estén dentro de un rango aceptable. Una forma de mantener los niveles bajo control es hacer ejercicio en determinados momentos. Los cambios en la dieta, como la reducción de la ingesta de alimentos y el aumento del consumo de agua, también pueden mantener esta condición bajo control. El manejo exitoso de la hiperglucemia puede evitar que el cuerpo entre en un shock diabético o desarrolle cetonas en la orina.

Es posible que los casos graves de hiperglucemia deban tratarse con inyecciones regulares de insulina.

Los controles regulares de azúcar en sangre son cruciales para el manejo adecuado de la hiperglucemia, ya que pueden resultar en un tratamiento temprano de esta afección. Esto puede ayudar a quienes la padecen a evitar síntomas indeseables como náuseas, dificultad para respirar, fatiga, frecuencia cardíaca rápida , infecciones, picazón en la piel y más. Es importante registrar los niveles de glucosa en sangre después de cada prueba, ya que tener niveles particularmente altos durante varios días seguidos podría indicar que es necesario un cambio en la dieta. Los casos graves y agudos de esta afección a menudo se tratan con inyecciones de insulina cuando es necesario, por lo que los niveles de glucosa deben controlarse con la mayor frecuencia posible.

Los diabéticos controlan los niveles de azúcar en sangre para ayudar a prevenir la hiperglucemia.

Muchas personas pueden evitar que los niveles suban demasiado haciendo ejercicio. De hecho, se recomienda el ejercicio regular para ayudar a controlar esta afección, ya que la inactividad puede hacer que los niveles de azúcar en sangre aumenten considerablemente. Por otro lado, no se recomienda el ejercicio si los niveles superan los 240 mg / dl (13,33 mmol / l), ya que en este punto, las cetonas suelen estar presentes en la orina, en cuyo caso la actividad puede hacer que los niveles aumenten rápidamente. Este es un ejemplo de la importancia de controlar regularmente los niveles de glucosa en sangre para practicar el manejo de la hiperglucemia.

Otro consejo para controlar esta afección es evitar comer en exceso, ya que la ingesta excesiva de alimentos puede aumentar los niveles de azúcar en sangre. La mayoría de las personas que sufren de hiperglucemia deben asegurarse de no comer demasiado, pero igual necesitan comer con regularidad para mantener los niveles equilibrados. Por lo tanto, varias comidas pequeñas al día suelen ser mejores para el manejo de la hiperglucemia que tres comidas abundantes. Visitar a un dietista puede ayudar cuando se trata de controlar la dieta. Además, la ingesta suficiente de agua puede prevenir la deshidratación y, como beneficio adicional, puede provocar una sensación de saciedad, de modo que quienes se adaptan a una ingesta más baja de alimentos pueden sentirse satisfechos a pesar de tener menos comida.

 

Mira estos Artículos

Subir