La acelga debe verse crujiente, húmeda y saludable para usar en sopa.

Los mejores consejos para cocinar sopa de acelgas incluyen elegir cuidadosamente las verduras y otros ingredientes, el almacenamiento y la preparación adecuados y prestar atención a los tiempos de cocción. La acelga es un tipo de producto y recibe una variedad de nombres. Los racimos orgánicos generalmente ofrecen la mejor calidad, y puede garantizar una sopa de calidad buscando hojas y tallos crujientes, húmedos y de apariencia saludable. Para la sopa, la acelga se prepara mejor rompiendo o cortando el manojo en trozos del tamaño de un bocado. Agregar primero los ingredientes de cocción más lenta o prepararlos por separado de antemano evita que las verduras se cocinen demasiado, incluida la acelga.

Un caldo de verduras sabroso se puede utilizar como base para la sopa de acelgas.

Como cualquier plato, la mejor sopa de acelgas comienza eligiendo los ingredientes más frescos. La acelga se encuentra típicamente cerca de otros vegetales verdes como la espinaca y la col rizada . Viene en varias variedades, incluidas acelgas suizas y arco iris, y también se puede denominar remolacha de hoja o espinaca, según la región. Los racimos orgánicos son generalmente de mejor calidad, ya que tienen un mayor valor nutricional y están libres de pesticidas y fertilizantes sintéticos. También pueden tener un sabor diferente al de las acelgas cultivadas convencionalmente, y las variedades raras o especiales en el mercado de agricultores locales a menudo tienen diferencias sutiles en el sabor.

Al elegir un montón para sopa de acelgas, los cocineros deben buscar hojas frescas y húmedas con un tono verde vibrante. Deben evitarse las hojas amarillentas, así como los tallos elásticos o las plantas con agujeros en el follaje. Los racimos deben comprarse justo antes de preparar la sopa de acelgas para obtener el mejor sabor y el mayor valor nutricional. Las acelgas deben guardarse en una bolsa de plástico que permita un poco de aire y colocarse en un cajón para verduras . Seguir estas pautas para todos los productos que se usan en la sopa de acelgas le da el sabor y las texturas más frescas.

La acelga debe cortarse o romperse en trozos manejables para cocinar y comer. Si los tallos tienen más de 1 pulgada (aproximadamente 2,6 cm) de diámetro, se deben quitar de las hojas para cocinarlos por separado. Cada tallo y hoja se puede arrancar del nudo inferior o cortar todo el racimo como se desee. Devolver las hojas al refrigerador o colocar el tazón en un baño de hielo las mantiene crujientes mientras se preparan los otros ingredientes.

Para evitar la sopa blanda de acelgas y lograr un sabor equilibrado, primero se deben agregar los ingredientes de cocción más lenta. Si se van a incluir carnes, legumbres o granos de cocción lenta, deben agregarse bien antes de cocinar rápidamente las verduras y las acelgas. También se pueden cocinar por separado y el producto terminado y su caldo se pueden agregar a una olla grande para guisar llena con los ingredientes crudos preparados y hervir a fuego lento durante 15 a 20 minutos. Las acelgas siempre deben agregarse durante los últimos cinco minutos de cocción para evitar una textura blanda y empapada.