Melocotones

Las tartas de melocotón son postres maravillosos, que contienen un excelente equilibrio de corteza rica en mantequilla y sabor a fruta agria. Hay cientos de recetas diferentes para tartas de durazno, que van desde variedades rústicas de corteza gruesa hasta dulces aireados que podrían pasar por arte. Comprender algunos consejos básicos para hornear puede ayudar a que una tarta de melocotón pase de lo simplemente sabroso a lo divino, así como a prevenir desastres de horneado.

Donas de duraznos, que se pueden usar para hacer una tarta de durazno.

Las tartas son similares a las tartas, pero tienen una sola corteza abierta. A veces llenas de cremas e ingredientes mixtos, las tartas son una forma popular de incorporar fruta fresca de temporada en un postre. Por lo general, se debe preparar una tarta de durazno cuando los duraznos están en temporada, ya que esto creará el plato más sabroso. Dependiendo de la región, puede haber melocotones frescos disponibles desde finales de la primavera hasta principios del verano.

Los clavos se usan comúnmente para condimentar una tarta de durazno.

Una receta de tarta de melocotón puede requerir una corteza precocida o parcial. Este es un paso importante, ya que el tiempo necesario para cocinar el relleno de fruta sin que se queme ni se dore puede no ser suficiente para cocinar completamente la corteza. Algunos expertos recomiendan llenar la base de una tarta con pesos de tarta, bolitas pequeñas ponderadas, durante el precocido para evitar que la corteza burbujee o se agriete. Esto también se puede lograr engrasando un segundo molde para pastel y colocándolo dentro de la base del pastel para mantener la corteza para hornear hacia abajo.

Se puede hacer una versión baja en grasa de una tarta de durazno usando queso ricotta en lugar de natillas.

La forma en que se corta la fruta marcará una gran diferencia en el aspecto del producto terminado. Cortar los melocotones de manera uniforme ayudará a asegurar que todos se horneen al mismo nivel, además de hacer que sean más fáciles de colocar en la cáscara de la tarta. Para hacer una tarta elegante, pele el melocotón y retire el hueso, luego corte el melocotón en mitades iguales con el lado cortado hacia abajo. Con un cuchillo afilado, corte cada mitad en segmentos tocando el centro de la hoja del cuchillo con el centro del melocotón, luego tirando el cuchillo hacia abajo y hacia atrás. Para las tartas rústicas, deje los melocotones sin pelar y córtelos en trozos relativamente uniformes.

Aunque una tarta de melocotón puede ser simplemente la perfección, no tema recetas de jazz con algunas adiciones. Remoje los duraznos en un baño rápido de alcohol aromático antes de hornear, como frangipane o ron ligero. Contrasta el rico sabor del durazno con otro sabor agregando arándanos , higos o incluso ruibarbo . Considere agregar algo de profundidad al sabor con aplicaciones juiciosas de canela, clavo o vainilla .

Una tarta de durazno se puede mezclar con una base de crema, natillas o queso para hacer un postre más dinámico. Para obtener una versión de una tarta de natillas con menos grasa, intente usar queso ricotta sin grasa batido con extracto de vainilla y cubierto con duraznos y un chorrito de miel . Use una base de rico mazapán y esparza rodajas de almendras sobre duraznos perfectamente cortados para un postre refinado.