La información cualitativa en una evaluación de trabajo se puede utilizar para justificar un ascenso, descenso o despido de un empleado.

La mayoría de las empresas revisan periódicamente el desempeño de los empleados a través de procesos de revisión o evaluación del trabajo. Este proceso es una parte importante de la gestión de personal . Los consejos para realizar evaluaciones exitosas incluyen seguir el proceso adecuado en cada entrevista, documentar completamente todas las evaluaciones y hallazgos y mantener la confidencialidad de los empleados en todo momento. Otras sugerencias incluyen discutir los hallazgos de la revisión con el empleado como parte del proceso y establecer metas para el próximo período de evaluación.

Los empleados deben tener descripciones de trabajo claras a partir de las cuales se pueda medir su desempeño.

Es fundamental mantener la coherencia en el proceso de evaluación de puestos por varias razones. Los empleados deben saber qué esperar y deben sentirse lo más cómodos posible con el proceso. Los resultados serán más precisos y utilizables si se utiliza el mismo formulario y / o proceso año tras año para todos los empleados. Además, podrían surgir problemas legales si se trata a los empleados de manera diferente, especialmente si dicha revisión se utiliza para respaldar una acción disciplinaria o el despido.

El establecimiento de objetivos es una parte fundamental de cualquier evaluación de trabajo.

Esto no significa que los procesos y formularios utilizados durante una evaluación de trabajo nunca deban cambiar. Muchas empresas revisan periódicamente sus procesos para determinar su efectividad. Es posible que los formularios deban ser ligeramente personalizables para permitir diferentes tipos de funciones laborales.

La documentación también es fundamental para una buena evaluación del trabajo. Los formularios y revisiones deben basarse en medidas cuantitativas porque no se requiere opinión para traducir este tipo de información. También se puede utilizar información cualitativa, pero debe explicarse claramente y, cuando sea posible, debe incluir ejemplos. Esto puede ser especialmente importante a la hora de defender un ascenso, descenso o despido.

El proceso de evaluación de puestos es una parte importante de la gestión de personal.

En la gran mayoría de los casos, los datos de evaluación de puestos deben mantenerse privados. En algunos lugares, dicha confidencialidad es obligatoria. Compartir la opinión de un empleado con una parte no autorizada puede abrir la empresa a demandas y posibles enjuiciamientos penales.

Los empleados deben ser parte del proceso siempre que sea posible. Esto puede significar agregar un formulario de autoevaluación o realizar una revisión de 360 ??grados, de la cual forma parte una autoevaluación. Por lo menos, los resultados de la revisión deben compartirse, en persona, con el empleado, ya sea por un supervisor o por un representante de recursos humanos .

El establecimiento de objetivos también es una parte fundamental de cualquier evaluación de trabajo. Esto implica documentar lo que se espera del empleado en términos de desempeño y logros durante el próximo período. Los objetivos ofrecen una forma de medir el desempeño en el próximo período de revisión y también mejoran la moral de los empleados al hacerles sentir que comprenden lo que se les requerirá.