Una organización sin fines de lucro debe esforzarse por utilizar servicios profesionales para tareas especializadas.

Una organización sin fines de lucro existe para el bien de los demás. Aunque estas organizaciones se establecen generalmente con buenas intenciones, algunas son ineficaces y otras no tienen éxito. Una de las razones de esto es que dicha organización necesita ser gobernada adecuadamente para operar de manera óptima. Los consejos para una buena gobernanza sin fines de lucro incluyen adherirse a los estatutos , actuar rápidamente en el mejor interés de la organización y utilizar servicios profesionales para tareas especializadas.

La gobernanza de las organizaciones sin fines de lucro examina la eficacia con la que se organizan los voluntarios.

Los intentos de gobernanza sin fines de lucro eficaz deben comenzar con un compromiso con los estatutos de la organización. Las organizaciones sin fines de lucro que se incorporan deben tener estatutos corporativos que describan cómo se llevarán a cabo los negocios. Este documento también debe contener las limitaciones de la organización. Se debe dar la máxima prioridad a la adhesión a este documento fundacional.

La gobernanza sin fines de lucro podría examinar la cantidad de personas dentro de la comunidad a la que la organización asiste durante todo el año.

Si los estatutos corporativos contienen cláusulas obsoletas o ineficaces, se deben tomar acciones para enmendar los estatutos. No es prudente simplemente dejar tales cláusulas en su lugar mientras se permite un hábito general de ignorarlas. El cambio de los estatutos debe seguir el procedimiento adecuado y las enmiendas deben ser consideradas cuidadosamente.

Las organizaciones sin fines de lucro tienden a depender en gran medida del apoyo público y privado. Esto significa que la imagen de la organización es muy importante. Para mantener una imagen respetable, las personas que representan a la organización también deben ser respetables. No es probable que haya una buena gobernanza sin fines de lucro si los miembros de la junta y los funcionarios no están sujetos a estándares estrictos.

Las mejores decisiones para la organización deben tomarse lo antes posible. Existen numerosos beneficios de incorporar y obtener un estado de exención de impuestos, por ejemplo. Estas opciones deben discutirse con un asesor profesional. Cuando se determina que estos son en el mejor interés de la organización, se deben tomar las medidas adecuadas para llevarlos a cabo de manera oportuna.

Aunque los recursos financieros pueden ser un problema en ocasiones, una organización sin fines de lucro debe esforzarse por utilizar servicios profesionales para tareas especializadas. Esto es especialmente cierto para las tareas legales y contables. Si tales tareas son a tiempo completo, puede ser necesario considerar la contratación del personal adecuado. Las organizaciones con una buena gobernanza sin fines de lucro reconocerán el peligro de permitir que personas no calificadas se encarguen de tales tareas.

Al darse cuenta de que existe una organización sin fines de lucro para actuar en beneficio de alguna causa o necesidad, es importante que una organización tenga una estructura de comunicación eficaz. Ésta es la única manera de garantizar verdaderamente que se cumplan los objetivos y metas y que todos dentro de la organización operen en la misma línea. La celebración de reuniones de personal es fundamental en este sentido. Hacerlo proporciona un vehículo mediante el cual se pueden identificar tendencias y problemas que de otro modo podrían pasar desapercibidos.