Galletas de matzá, un tipo de comida kosher.

Mantener el kosher, una forma de comer para muchas personas de la fe judía, puede ser difícil en la vida cotidiana. Algunos de los mejores consejos para hacerlo incluyen comprar todas las carnes de un carnicero kosher y comprar artículos preenvasados ??en el supermercado que estén certificados como kosher. También puede ser útil inspeccionar minuciosamente todas las frutas y verduras, mantener dos juegos separados de ollas, sartenes y utensilios, y tener cuidado al limpiar.

Los cerdos no se consideran kosher.

La carne que ha sido debidamente desmenuzada es una gran parte de mantener el kosher. En general, la tienda de comestibles promedio vende carne de grandes granjas o empresas que sacrifican animales de la manera más rentable, lo que generalmente no cumple con la ley judía. Comprar toda la carne de un carnicero kosher es la mejor manera de asegurarse de que la sangre se haya drenado adecuadamente del animal y se haya eliminado la grasa que rodea los órganos.

De acuerdo con la ley dietética kosher, los lácteos deben mantenerse separados de la carne.

Cuando se trata de comprar alimentos precocinados o incluso alimentos básicos de la despensa , mantener el kosher puede ser difícil. La forma más fácil de hacerlo es comprar solo productos que tengan una etiqueta que indique que el artículo está certificado como kosher. Si estos artículos no están disponibles en las tiendas de comestibles locales, puede ser útil buscar compañías en línea y averiguar cómo se procesan sus productos.

Las verduras y frutas también se consideran kosher, pero deben limpiarse cuidadosamente antes de comerlas.

Adherirse a kashrut , el nombre de las leyes judías que tratan con la comida, requiere inspeccionar minuciosamente todas las frutas y verduras. Nada que tenga insectos se puede comer mientras se mantiene kosher. A menudo, todo lo que se necesita es una mirada superficial a muchas frutas y verduras. A pesar de esto, los productos de hoja a menudo requieren una inspección más detallada. Cuando se trata de uvas, pedirle a un carnicero kosher información sobre los productores judíos locales suele ser una buena idea, o las uvas se pueden cultivar en casa en ciertos climas.

Los carniceros kosher a menudo ofrecen salchichas hechas de ternera, pavo y otras carnes en lugar de cerdo.

Mantener juegos separados de elementos para cocinar puede hacer que mantener el kosher sea mucho más fácil al cocinar en casa. Un juego de ollas, sartenes y utensilios debe usarse solo para cocinar carne, mientras que un juego separado debe guardarse exclusivamente para cocinar con productos lácteos. Almacenar cada juego en un gabinete separado para evitar errores también es un buen consejo para mantener el kosher.

Cuando se trata de limpiar, también puede ser útil mantener dos esponjas, trapos o cepillos separados para limpiar cada juego de elementos de cocción. También puede ser útil utilizar dos cacerolas separadas para lavar los platos, una para los productos lácteos y otra para la carne, en lugar de lavarlas todas en el mismo fregadero. Para mantener el kosher, a menudo es mejor evitar el uso de lavavajillas. Si se usa uno, generalmente es mejor lavar una carga de platos lácteos, ejecutar un lavado vacío y luego lavar una carga de platos de carne.