Las alitas de pollo se pueden asar para hacer un aperitivo más saludable.

La preparación de alitas de pollo saludables se puede hacer de varias maneras. Todos los elementos que hacen que las alas no sean saludables se pueden alterar para reducir las calorías, el sodio, la grasa y otros indeseables. A veces, esta reducción de los elementos sabrosos puede disminuir significativamente el disfrute. Los mejores chefs y cocineros aficionados han encontrado formas de mantener el sabor mientras hacen alitas de pollo saludables. Vigilar el método de cocción, el tipo de ala y las salsas utilizadas puede contribuir a que esta comida clásica sea lo más saludable y sabrosa posible.

El método utilizado para cocinar alitas es lo primero a considerar cuando se intenta hacer alitas de pollo saludables. Hervir es un método que usa agua extremadamente caliente para cocinar pollo, y asar a la parrilla se refiere a un horno de alta temperatura que se usa para cocinar las alas de principio a fin. Estos dos métodos son los más saludables. Freír requiere el uso de aceite, que es rico en grasas y calorías, pero el aceite le da a las alas su clásico sabor graso. Con las salsas adecuadas, esta posible pérdida de sabor se puede compensar asando o hirviendo las alas.

Es importante elegir el ala más inclinada posible. Algunas alitas de pollo pueden tener más grasa que otras. A veces, los cocineros usan piel o empanizado al hacer alitas de pollo. Las alas desnudas, sin estos elementos, son las más saludables. Es mejor elegir una variedad magra y sin piel cuando compre alitas de pollo saludables.

Después de que las alitas magras y sin piel se hayan asado o hervido, es hora de agregar un poco de sabor a través de la salsa. Las salsas típicas tienen un alto contenido de mantequilla y también pueden tener niveles significativos de sodio. Minimizar la adición de sal y usar menos mantequilla, o un sustituto de la mantequilla, son formas útiles de tomar una decisión más saludable.

Un amante de las alitas no necesariamente tiene que sacrificar todo el sabor del mundo para hacer alitas de pollo saludables. Usar al menos uno o dos de estos métodos saludables al preparar alitas de pollo saludables puede reducir los efectos negativos. Quizás alguien que realmente quiera estar sano pero que también disfrute de las alas pueda intentar eliminar un elemento no saludable a la vez.

Un método de cocción saludable puede ser el primer paso sin dejar de usar la misma salsa y ala. Una vez que este amante de las alitas se aclimata al proceso, puede intentar reducir la salsa a una versión más saludable. Por último, pueden optar por comprometer la piel o la concentración de grasa del ala real. Las alitas de pollo saludables pueden ser un placer agradable si se perfeccionan estos métodos.