Almendras.

Las almendras tostadas pueden ser un refrigerio saludable o un postre delicioso dependiendo de cómo las sazone. Algunos de los mejores consejos para tostar almendras son mantener las nueces en una sola capa en todo momento y usar la estufa o el horno según el tamaño del lote que esté preparando. Permanecer cerca cuando se tuestan puede ayudar a evitar que se quemen, y sazonar las nueces cuando aún están calientes permitirá que las hierbas, especias y otros ingredientes se adhieran correctamente a las almendras.

Las almendras tostadas se pueden combinar con otros alimentos como dátiles y anacardos.

Uno de los errores más comunes que cometen las personas al tostar almendras es sobrellenar la sartén o la bandeja para hornear. Para que las almendras se tuesten correctamente, deben mantenerse en una sola capa, preferiblemente con algo de espacio entre cada nuez. Esto permite que cada almendra se caliente de manera uniforme, lo que hace posible que los azúcares naturales de la nuez se caramelicen por completo.

Las almendras son ricas en proteínas y otros nutrientes.

Para aprovechar al máximo el espacio y dar a las almendras suficiente espacio para asar en una capa uniforme, uno de los mejores consejos para este método de cocción fácil es usar una estufa para lotes pequeños y su horno para lotes más grandes. El método de la estufa para colocar las almendras en una sartén seca a fuego lento es relativamente rápido y puede proporcionarle una pequeña cantidad de almendras tostadas en menos de 10 minutos. Los lotes más grandes, que generalmente se preparan cuando las nueces se usarán como bocadillo en lugar de como parte de una receta más grande, se pueden preparar en el horno siempre que el calor se mantenga bajo.

Cualquier receta que use para asar almendras le dará un tiempo de cocción estimado. A pesar de esto, el tiempo que tarden las nueces en tostarse variará drásticamente según el tamaño de las almendras y la precisión del indicador de temperatura en su horno, o el tipo de sartén que use para asar en la estufa. Como resultado, uno de los mejores consejos para tostar almendras es permanecer en la cocina mientras lo hace. Tu nariz es el mejor indicador de si las almendras están completamente tostadas; si puedes oler un fuerte aroma a nueces, ya están listas. Como ocurre con la mayoría de los frutos secos, las almendras pueden pasar de perfectamente tostadas a quemadas y amargas en cuestión de segundos, por lo que estar cerca ayudará a evitarlo.

El aceite se usa a menudo para ayudar a que los condimentos se adhieran a un trozo de comida; sin embargo, como las almendras tienen aceites naturales que las ayudan a tostarse, es importante no agregar ningún aceite adicional durante el proceso de cocción. Para la mayoría de las recetas, sazonar directamente después de tostar las almendras ayudará a que los ingredientes se peguen sin aceite adicional, ya que el aceite natural de las almendras todavía está en forma líquida. Si espera hasta que las almendras se enfríen, el aceite ya se habrá endurecido, por lo que será imposible que los condimentos se peguen sin agregar aceite innecesario.